Cómo no lavarse los dientes de forma habitual puede afectar a tu corazón

Una mujer cepillándose los dientes.
Una mujer cepillándose los dientes.
UNSPLASH

Una de las cosas que la mayoría de las personas internalizamos desde bien pequeños es la costumbre de lavarnos los dientes varias veces todos los días. Y existe un buen motivo para ello, ya que no hacerlo puede conllevar graves consecuencias para nuestra salud.

Hay que matizar que en principio saltarse esta rutina de manera muy ocasional no entraña un gran riesgo, pero sí es importante que de forma habitual sigamos manteniendo la costumbre.

Problemas para la salud dental

No lavarse suficientemente los dientes provoca que en estos se acumule placa, una capa de bacterias que puede dañar el esmalte dental. Cuando esto ocurre, se forman cavidades en esta capa que pueden ser la puerta de entrada a infecciones (caries); Esto, a su vez, puede llegar a desembocar en la pérdida de la pieza dental.

Pero la placa no solo daña los dientes. Las encías también pueden verse afectadas por ella, y cuando esto sucede aparece la gingivitis. Sus principales síntomas son inflamación y sangrado de las encías.

Por su parte, la gingivitis es precursora de la periodontitis o enfermedad periodontal, de forma análoga a lo que sucede con las cavidades y las caries. Esta afección consiste en una infección del hueso que sujeta los dientes, lo que fácilmente puede traducirse en pérdida de piezas.

La relación entre la salud dental y la demencia

Aunque pueda parecer extraño, existe una cierta relación entre el desarrollo de enfermedades bucodentales y demencia, si bien la naturaleza de la misma no está del todo clara. 

Por ejemplo, son varios los estudios que han encontrado que las personas con demencia tienen mayores posibilidades de desarrollar enfermedades bucodentales que aquellas que no la padecen. De hecho, parece ser que también ocurre al revés (las enfermedades bucodentales incrementan el riesgo de sufrir demencia), según indica una investigación publicada en el medio especializado Current Neurology and Neuroscience Reports.

De todas maneras, es importante resaltar que estos hallazgos se basan en ambos casos en relaciones estadísticas y que no se ha encontrado el mecanismo de causalidad, por lo que no puede considerarse demostrado que ninguna de las dos enfermedades realmente provoque o facilite la otra.

De la boca al corazón: problemas cardíacos

De un modo similar, la relación existente entre la salud bucodental y cardiovascular es compleja.

Así, se sabe que en los casos de endocarditis (inflamación del interior del corazón normalmente provocada por una infección bacteriana o fúngica) a menudo la vía de entrada de los microorganismos al sistema circulatorio son precisamente las encías.

De forma parecida, un estudio publicado en European Journal of Preventive Cardiology encontró que las personas que se cepillan los dientes al menos tres veces al día tenían mayores probabilidades de sufrir fibrilación atrial y fallo cardíaco; y una correlación parecida se daba para aquellas personas a las que le faltan una o más piezas dentales.

Así debes cuidar tus dientes para evitar estos problemas

La mejor manera de evitar cualquier complicación derivada de la salud bucodental es mantener una higiene correcta. Para ello, es de vital importancia cepillarse los dientes al menos dos veces al día, con una técnica correcta y a ser posible con pasta que contenga flúor.

Otras prácticas importantes son usar hilo dental (o métodos alternativos) y visitar regularmente al dentista para que pueda abordar sin demora cualquier problema que pueda surgir.

Finalmente, hay otra serie de hábitos que pueden repercutir positivamente en nuestra salud bucodental, como el uso de enjuagues bucales, evitar el consumo de tabaco o mantener una dieta sana y equilibrada que no abuse de productos excesivamente azucarados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento