¿Es normal que duela la penetración la primera vez? Verdades y mentiras sobre una creencia muy extendida

  • Según una encuesta el balance que hacen los jóvenes de su primera relación sexual completa resulta satisfactoria o muy satisfactoria para el 55,1% de los hombres frente al 30% de las mujeres.
  • "Si ambas personas están relajadas, es más difícil que duela", señalan desde el portal Salud Joven de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).
<p>"Explora el sexo como si fuera una experiencia de aprendizaje (...) Una mirada inteligente y sensible a unos jóvenes que buscan su sitio e intentan entender el manual de instrucciones de sus cuerpos", escribió el crítico del New York Times sobre esta comedia en la que Gillian Anderson ('Expediente X') interpreta a una sexóloga.</p>
Una imagen de la popular serie de Netflix Sex Education: "Una mirada inteligente y sensible a unos jóvenes que intentan entender el manual de instrucciones de sus cuerpos", según New York Times.
NETFLIX

Según la Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Anticoncepción entre los Jóvenes españoles - estudio que forma parte de la programación del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de la Sociedad Española de Contracepción SEC- el 73,4% de los jóvenes de entre 16 y 25 años afirma haber mantenido relaciones sexuales coitales (con penetración). Esta cifra se sitúa en el 50,2% entre los jóvenes de 16 a 18 años, el 70,9% entre los que tienen de 19 a 21 y el 85,2% entre los de 22 a 25 años.

Globalmente, la edad media de inicio en las relaciones sexuales es de 16,4 años y el balance que hacen los jóvenes de su primera relación sexual completa resulta más satisfactoria entre los hombres (el 55,1% la consideran satisfactoria o muy satisfactoria) mientras que en el caso de las mujeres esta valoración solo la hacen el 30%.

Sin duda, uno de los grandes temores de los jóvenes, sobre todo de las chicas, ante esta primera vez con penetración es sentir dolor. Pero, ¿qué hay de cierto en esta creencia tan extendida? La organización sin ánimo de lucro estadounidense Planned Parenthood, que lleva más de 100 años dedicada a la atención de la salud sexual y reproductiva, la educación sexual e información, señala que esta “primera vez” es diferente para cada persona.

“La primera vez que tienes sexo vaginal puede doler, te puedes sentir bien o ambas cosas. Puedes sentir dolor o tener sangrado la primera vez que un pene o unos dedos se introducen en tu vagina, pero esto tampoco le pasa a todo el mundo. Algunas personas tienen más tejido en el himen que otras y este dolor o sangrado puede suceder cuando el himen se estira”, explican.

Desde Planned Parenthood recomiendan que si este dolor y/o sangrado no mejora tras la primera vez que se realiza sexo vaginal (pene-en-vagina) puede ayudar estirar lentamente el himen con los dedos para que con el tiempo se vuelve menos molesto. También indican que en casos muy inusuales, hay personas que necesitan un procedimiento quirúrgico menor para abrir el himen por lo que convendría consultar con un médico o ginecólogo en el caso de que este dolor se prolongue en el tiempo.

La organización también señala que es normal notar dolor o irritación durante el sexo vaginal si la vagina no está lo suficientemente lubricada. “Es totalmente normal no tener mucha lubricación vaginal, y no significa que te pase algo malo a ti o con tu pareja. Usar un lubricante hace que el sexo sea más cómodo. También puede ayudar el esperar a estar muy excitada antes de introducir algo en tu vagina”.

Al respecto también se pronuncian en Salud Joven, portal dedicado a todo tipo de cuestiones relacionadas con la salud de los adolescentes de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap): “La primera vez no tiene por qué doler. Cuando se habla del primer coito heterosexual, es cierto que algunas mujeres afirman sentir dolor. Pero este dolor se puede evitar. Es más, no debería tener lugar. El cuerpo de la mujer necesita un tiempo para prepararse para la penetración. Cuando está excitada, la vagina produce un líquido viscoso que permite la entrada del pene. Se llama lubricación vaginal. Todos los preservativos incluyen un líquido lubricante para ese mismo fin”.

Además, insisten en la importancia de practicar estas relaciones vaginales de una forma relajada y solo cuando ambas partes se sientan preparadas para rebajar la presión ante el dolor: “Sería un error mantener relaciones coitales demasiado pronto, nervioso o presionado. Si ambas personas están relajadas, es más difícil que duela. El coito no puede ser un fin, solo es otro medio de intimidad con la pareja. Si duele, no debería seguir con ese coito. El fin es la satisfacción. Y la satisfacción es incompatible con el dolor”.

También hablan sobre la tan extendida creencia de que todas las mujeres sangran en su 'primera vez'. "Las caricias, masajes, sexo oral o masturbación no producen sangrado. Y en cuanto al primer coito, puede o no producirlo. El himen es un tejido que está a unos pocos centímetros de la entrada de la vagina. Éste tiene un pequeño orificio para permitir la salida del flujo menstrual. En unas mujeres es más rígido y en otras más frágil o más flexible. Un himen rígido será más difícil de romper que uno frágil. Un himen flexible puede permanecer intacto tras la penetración. Existen también mujeres que nacen sin himen. A veces cuando el himen se desgarra, se produce algo de hemorragia". 

Sin embargo, esto puede ocurrir en el primer coito o en otras situaciones: "El himen, en algunas mujeres, también puede romperse al usar tampones, por una caída, por montar a caballo, en bici...".

Y los chicos, ¿tienen dolor?

Planned Parenthood señala que para quienes tienen pene el ‘sexo pene-en-vagina’ no es generalmente doloroso. “A veces la fricción durante el sexo causa irritación en tu pene, pero lo puedes solucionar usando un lubricante. Si sientes dolor en tu pene o genitales durante el sexo, puede ser señal de que algo no anda bien”.

Por su parte, también es importante el uso de lubricante durante la práctica del sexo anal para evitar las molestias de la primera vez y sucesivas: “La piel del ano y recto es delicada, y no produce su propia lubricación del modo que lo hace la vagina. Usar lubricante reduce la fricción, lo cual previene el dolor y posible desgarro. También es importante el ir despacio y estar relajado”.

Al respecto de si es posible que un pene no entre en una vagina explican que es algo muy poco común ya que la mayoría de las vaginas tienen entre 7 y 17 centímetros de largo y se pueden estirar en largo y ancho durante el sexo. “Si un pene penetra muy adentro y llega a tocar el cérvix u otras áreas, puede ser que duela o incomode. Generalmente se puede evitar esto intentando diferentes posiciones, yendo más despacio, o pidiendo a tu pareja que no empuje su pene tan adentro”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento