En octubre, alguien colgó en Twitter que Hillary dirigía una red de prostitución con niños. Colaboradores de Trump dieron crédito a la historia y la retuitearon. Ahora, la CIA advierte a Trump de que Putin pudo grabarle en un hotel de Moscú, mientras orinaba con prostitutas sobre una cama utilizada antes por Obama. El mundo se ha vuelto loco.