Lo dice la sentencia, que anula la condena a Cassandra por sus tuits sobre Carrero Blanco. "Es reprochable social e incluso moralmente en cuanto mofa de una grave tragedia". Es decir, maldita gracia tienen aunque el humor negro sea deporte nacional (y el que esté libre de pecado...). Pero, y sigue la sentencia, "no resulta proporcionada una sanción penal". Pues eso, no nos pasemos.