Por suerte evolucionamos. No hace mucho, era extraño debatir sobre energías limpias o jardines verticales para ganar la batalla a la contaminación en las ciudades, y hoy apostamos por una mejor calidad del aire y de vida. Para ello, nuestro compromiso personal es tan importante como el de las empresas y las instituciones.