El 22 de febrero celebramos en España el Día Europeo por la Igualdad Salarial. Según la Comisión Europea, el salario por hora de las mujeres es un 16% menor que el de los hombres. Además, las mujeres trabajan más a tiempo parcial e interrumpen más el empleo. Resultado: sus pensiones son un 39% menores. ¿Cómo puede ser, si el 60% de las personas licenciadas en Europa son mujeres?

He aquí la otra cara de la moneda: la diferente dedicación al cuidado. Las mujeres trabajan en el empleo un 17% menos, pero trabajan en casa 3,5 veces más. Así, las empresas consideran a las mujeres "mano de obra de alto riesgo" a la hora de la contratación y, sobre todo, de la promoción.

Pero es posible incorporar a los hombres al cuidado. Para ello, una medida clave es la equiparación de los permisos de paternidad a los de maternidad. Esta propuesta de la PPIINA (www.igualeseintransferibles.org) se basa en que los hombres disfrutan encantados de sus permisos cuando están bien pagados y son intransferibles.

En España el permiso de paternidad es de 4 semanas y el de maternidad de 16. Conceder también 16 semanas a los padres, completamente intransferibles y pagadas al 100%, sería muy popular, aumentaría la corresponsabilidad y reduciría la discriminación laboral. El Pleno del Congreso de los Diputados ya ha votado a favor de este gran paso que próximamente podría convertirse en Ley.