El serial de la desobediencia le ha dado a Quim Torra una semana de portadas. No está mal el rédito. El capítulo final lo ha firmado un experto en batallas políticas ante la Junta Electoral como es el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, quien ha recomendado al presidente que los retire. Luchador por la democracia desde el franquismo, no es Ribó un hombre que se arrugue. ¿O pensaba Torra que sí?

Noticias relacionadas: