Hace poco, Rajoy parecía un cadáver político. Sánchez, Iglesias y Rivera lo tenían en sus manos. Pero no supieron jubilarlo, y este domingo resucitó. Razón tenía el líder del PP cuando a su tesorero Bárcenas le decía: "Se fuerte, Luis, al final la vida es resistir y que alguien te ayude". ¿Quién te ha ayudado más, presidente?