Que España esté a la cabeza de los rankings mundiales por su sanidad es motivo de orgullo. Pero no oculta las dolencias que sufre el sistema, por recursos insuficientes, entre otros factores. El informe de El Defensor del Paciente recoge las denuncias por presuntas negligencias médicas. Su número crece, lo que indica que se usan los cauces para reclamar. Enmendar los fallos es bueno, también para los profesionales sanitarios, los primeros defensores del paciente.

Información relacionada