¿Y qué hacemos contra la España vacía?

CHARO RUEDA. PERIODISTA
Concentración Fraguas
Concentración Fraguas
EUROPA PRESS

Los habitantes de la España vacía son unos diez millones repartidos por casi el 60% del territorio peninsular fuera de las ciudades importantes, como explica en su ensayo La España vacía (Editorial Turner) el periodista y escritor Sergio del Molino.

"Es una España sin médicos ni escuelas, o con médicos y escuelas que están muy lejos, a veces a cien kilómetros. Una España sin empresas ni bancos ni inversores. La llamé la España vacía, una expresión que ya no me pertenece y que no disimula la paradoja que esconde: en esa España vacía hay gente. Dispersa, envejecida y sin peso político, pero tan real como la de cualquier gran ciudad...", denunciaba Del Molino en un artículo.

De ese artículo que leí hace unos meses me acordé este sábado al encontrarme con una manifestación de apoyo al colectivo Fraguas Revive, que se celebró en Madrid con el lema "Por un mundo rural vivo y activo y por unas políticas públicas orientadas a la lucha contra la despoblación rural".

¡Qué paradoja! Mientras comunidades afectadas como Aragón o las dos Castillas reclaman insistentemente más atención de los gobiernos a los pocos pobladores de las zonas olvidadas, jóvenes con iniciativas que pretenden repoblarlas con la reconstrucción de núcleos antiguos son condenados por ello con penas de cárcel y el pago de indemnizaciones excesivas.

Y esto es lo que se denunciaba el sábado en Madrid, que seis miembros del colectivo Fraguas Revive, que han estado recuperando este pueblo del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, fueran condenados el verano pasado por delitos de usurpación y contra la ordenación del territorio y a costear la demolición de la reconstrucción del poblado (unos 26.000 euros). Ellos reclaman diálogo con la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, que es la administración que denunció la rehabilitación de Fraguas y también, qué sarcasmo, una de las que se queja de la despoblación de su territorio.

Fraguas se quedó sin habitantes hace 50 años por una expropiación forzosa para crear una zona protegida, aunque después fue un campo de tiro del Ministerio de Defensa. Hace seis años, los integrantes de Fraguas Revive empezaron a restaurarlo y el verano pasado seis de ellos fueron condenados a 1 año y 6 meses de cárcel y al pago de casi 3.000 euros.

Pero como Fraguas, hay decenas de experiencias diseminadas por toda España y en casi todas el camino de la reconstrucción es difícil y lleno de recelos, prejuicios y desconfianza cuando no de denuncias judiciales. "Son unos perroflautas" es lo más suave que escuché yo a un funcionario que despreciaba otra experiencia de rehabilitación de un pueblo por jóvenes universitarios que respetaban las formas tradicionales y el medio ambiente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento