Los economistas lo llaman 'el efecto manada'. Una empresa líder toma la iniciativa y se desata una corriente imparable que la secunda. Fue salir de Cataluña el Banco Sabadell y La Caixa y fueron detrás las compañías del IBEX con sede en Barcelona. Hay muchas otras esperando a lo que hoy diga Puigdemont. Si no aterriza en la realidad desatará la estampida. Y despertará con furia el sueño independentista.