Joan Ferran  Historiador y articulista

Tiempo de regalos

La Navidad es época tradicional de dar y recibir regalos.
La Navidad es época tradicional de dar y recibir regalos.
PIXABAY

Es tiempo de regalos. Dicen que unos llegan de Oriente y viajan en las alforjas de unos camellos enjaezados; otros, en cambio, vienen del frío sobre trineos voladores tirados por renos sonrientes rebozados de nieve; también los hay un poco más hogareños, a estos últimos les gusta aparecer bajo un tronco cubierto con una manta, son los del Tió. Vengan de donde vengan los regalos suelen ser bien recibidos

Tras estas cándidas lineas introductorias, una sugerencia ‘buenista’: Es saludable, aunque sea por unos días, romper con la fea costumbre de valorar los presentes a partir de su precio de mercado. 

Obviar el valor material de los obsequios, y apreciar la estima y la ilusión con que nos son ofrecidos, nos hace más personas y menos interesados. No crean que soy un ingenuo. 

"Los buenos regalos persuaden incluso a los dioses"

Se perfectamente que en estas fechas navideñas se impone la ‘costumbre social’ del regalo. Se también que este tipo de prácticas deviene para muchos una enojosa obligación. Quizás por ello, como bálsamo para quejosos, convendría recordar que algunos hábitos propios del pasado son los que explican las costumbres relacionales del presente. 

Obsequiar al prójimo es casi tan viejo como la humanidad. Cuentan algunos antropólogos que hace apenas un par de siglos las personalidades más admiradas no eran las que más poseían, sino las que más regalaban. 

Las cosas son así aunque, en el fondo, compartamos las reflexiones del poeta Eurípides cuando afirmaba: “Los buenos regalos persuaden incluso a los dioses”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento