El fútbol aprueba el examen con nota

El Madrid derrotó al Villarreal y se proclama campeón de Liga
El Madrid derrotó al Villarreal y se proclama campeón de Liga

En un país como el nuestro, donde todos tenemos siempre la razón y somos catedráticos en el tema que habla el de enfrente –física cuántica o la boda de Belén Esteban, qué importará– la unanimidad circula en peligro de extinción. Es un bien escaso y que raras veces se deja ver al aire libre, aunque en el mundo futbolero asoma estos días que la Liga echa su cierre: las cosas se han hecho más o menos bien. Se acabó –por ahora– el fútbol de los estadios vacíos y los aplausos virtuales y el examen se ha pasado con nota.

Al final, aunque casi todos latimos en un sentido u otro cuando el balón comienza a dar vueltas, no hay que llamarse a engaños: el fútbol es un sentimiento envuelto en millones de euros en constante circulación que permiten que el negocio siga siendo negocio. 

Ustedes se ilusionan con la llegada de Neymar o Mbappé, los jefes de esto lo contabilizan en sus balances. Y como sucedió con todo en España, la empresa se detuvo en cuanto el virus se abrió paso de una forma dramática. Resistió hasta aquel fatídico 8 de marzo y de marcha, en el que se jugaron hasta cinco partidos, pero luego no quedó otra que chapar el chiringuito.

Se acabó el fútbol de los estadios vacíos 
y el examen se ha pasado con nota

Pasaron así las semanas, se agotó el papel higiénico, fundimos la harina y buscamos mascarillas como agua en el desierto cuando la palabra ruina comenzó a circular en casi todos los sectores, fútbol incluido, algo impensable echando un vistazo al caché de la elite de esta actividad.

Llegó entonces el momento de ponerse manos a la obra y remangarse para ver la forma de detener una sangría que se estaba llevando mucho dinero por delante. 

Y se optó por la mejor forma, aplicando el sentido común, aunque bien es cierto que el viento soplaba de cara, que todo hay que decirlo: normas sanitarias de obligado cumplimiento, pruebas para todos (aquellas que los sanitarios no tuvieron los futbolistas las dispusieron a su antojo, pura demagogia quizás, pura verdad también), ayudas de la clase política con normas de reapertura casi a la medida, buena disposición de todos los estamentos deportivos y el favor del pueblo, ávido de circo mientras sudaba por ganarse el pan.

La prueba resultó y la industria se ha mantenido a flote. En lo meramente deportivo, que servidor es del gremio y el tópico siempre queda a mano, el Madrid terminó ganando el torneo porque sencillamente fue el mejor equipo en esta segunda parte de la serie. 

Quizás el VAR echó una mano, no entro en ese aspecto porque es absurdo discutir con 40 millones de seleccionadores, piensen cada uno lo que quieran pensar, pero sin él creo que también habría sido el mejor. Mientras, el Atlético demostró que sigue siendo una roca y el Valencia un volcán y, para finalizar, quedó constatado que Messi ya es más que un club, el suyo, por cierto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento