Joan Ferran  Historiador y articulista

La batalla de las terrazas

El logotipo del local sobre los bloques de hormigón.
Una terraza de Barcelona entre bloques de hormigón.
MIQUEL TAVERNA

No les falta oficio ni imaginación a los del Gremi de Restauració de Barcelona. Llevan tanto tiempo batallando para garantizar la supervivencia de los negocios de sus agremiados que merecen un aplauso. Se cuentan por millares los empleos, directos e indirectos, que dependen de la viabilidad de este sector económico.

Con el apoyo de la Generalitat, del Ayuntamiento de Barcelona, de AGBAR y el concurso de un excelente elenco de actores, obsequian al personal, en formato vídeo, con una “Historia de Nadal” entrañable y cálida. En pantalla y entre fogones aparecen Pep Cruz, Mercè Aránega, Paula Malia, Mont Plans, Jordi Ríos, Pep Sais y Mònica Pérez. Intenten verlo. Es un canto a recuperar la ilusión y el tiempo perdido. Y lo hacen precisamente en un momento en que el virus vuelve a la carga y las terrazas se convierten, de nuevo, en válvulas de escape contra miedos y angustias. 

Pero, a veces, la controversia política navega por aguas tan turbulentas, que abandona la tierra firme del ciudadano de a pie y se abren batallas inoportunas y estériles. Mientras los ayuntamientos intentan consolidar y ordenar las terrazas creadas en tiempos de pandemia, algunos grupos de la oposición medran para romper el consenso acordado con anterioridad. Lo hacen precisamente ahora que urge utilizar -aunque sea con fecha de caducidad- el espacio público como agente normalizador de la vida social y económica. 

Sean sensatos, aparquen la batallita de las terrazas para otra ocasión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento