Del 'baby boom' al 'jubillennial'

Dos personas mayores, en una imagen de archivo.
Dos personas mayores, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS - Archivo

Jubilarse sienta bien. Sí, las expectativas, una vez dejas de trabajar, son mejores de lo que esperábamos. O al menos eso es lo que dice el último estudio que hemos conocido esta semana. Asegura que las personas de entre 55 y 75 años que ya han dejado de trabajar, bien porque se han prejubilado bien porque han llegado al final de su vida laboral, tienen un 30% menos de depresión que aquellas que se acercan a ese momento de la jubilación y sienten cierto vértigo por no saber cómo van a afrontar ese momento de su vida. 

Aunque para algunos jubilarse sea casi una quimera (me incluyo entre ellas) es cierto que para otros muchos el hecho de cumplir años y ver llegar ese momento es una especie de precipicio vital que empieza a asustar, se autoconvencen de que han dejado de ser útiles, que empiezan a ser prescindibles. Cuando en realidad, en muchos ámbitos, en muchas profesiones, es cuando están llegando a su plenitud laboral, cuando más talento pueden aportar a su profesión o a su empresa.

Cuadra por tanto que ese porcentaje de personas de entre 55 y 64 años tengan un 26% más de depresión que aquellos que ya han decidido prejubilarse o jubilarse. Son los llamados «jubillennials», personas con buena salud, con ganas de seguir haciendo cosas y que, de hecho, se cuidan más.

Los 'jubillennials' son personas con buena salud, con ganas de seguir haciendo cosas y que, de hecho, se cuidan más

El estudio asegura que hacen más deporte que cuando trabajaban, comen mejor, se preocupan más por su alimentación, se olvidan del socorrido táper con el que iban todos los días a la oficina y aprenden a disfrutar de cada momento. Eso que los demás hemos dejado de hacer con este no parar de ir de un lado para otro.

Pero es que además se preocupan más por su salud: se hacen más chequeos, se hacen más analíticas, más revisiones. Practican eso de las visitas preventivas al médico, las que evitan sustos.

El estudio también se ha parado a analizar las diferencias que hay según en qué comunidades. Si usted es un jubillennial y vive por ejemplo en País Vasco, La Rioja o Castilla-La Mancha, felicidades, es de los que más felices se sienten con su nuevo estado laboral.

En el lado contrario, los que más síntomas de depresión registran, los que viven en Comunidad Valenciana, Andalucía y Canarias. Desde luego todo en la vida supone un aprendizaje, también a dejar de trabajar y aprender a tener otra vida, sin horarios ni responsabilidades.

Y desde luego, esta etapa de la vida, hay que aprender a disfrutarla al máximo. Cada vez la esperanza de vida es mayor, cada vez se llega en mejor estado de salud a ese momento vital, lo que no está tan claro es si llegaremos cobrando una pensión. Me da que a algunos, esto nos va a sonar a quimera total cuando cumplamos los 65. Pero esa es otra historia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento