Nueva plaza de Ópera
Este es el aspecto de la renovada plaza de Ópera tras cerca de dos años de obras. Ayuntamiento de Madrid

Los más de 55.000 viajeros que cada jornada laboral utilizan la estación de metro de Ópera podrán ver a diario los restos de la Fuente de los Caños del Peral y el acueducto de Amaniel, de los siglos XVI y XVII, que sacaron a la luz las obras llevadas a cabo desde 2009.

Los restos, que según la Comunidad constituyen el "mayor museo arqueológico bajo tierra" de Madrid, con 200 metro cuadrados, pueden verse desde unas grandes cristaleras colocadas para protegerlos, junto a una sala dotada de una zona de audiovisuales donde los visitantes pueden conocer la historia de esos vestigios.

Metro ha destinado al museo, la remodelación de la estación y la plaza más de 19 millones de euros Al margen de esta novedad, que han destacado tanto el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, como el consejero de Transportes, Ignacio Echeverría, en la "visita" según el Ayuntamiento o la "inauguración" según la Comunidad, que han realizado este miércoles, la estación ha experimentado una transformación total en aspectos relacionados con la comodidad y la accesibilidad.

Además, Metro ha remodelado la plaza en superficie, en más de 1.500 metros cuadrados, donde se ha renovado el pavimento, se han plantado 56 árboles y se han instalado 34 bancos, 16 horquillas para bicicletas y dos fuentes y varios bolardos "históricos" de granito. En total, Metro ha destinado a la remodelación de la estación y la plaza y a la construcción del museo más de 19 millones de euros.

Ópera fue inaugurada en 1925 y hasta esta remodelación era una estación "angosta", "poco funcional" y "no accesible", según el consejero y "absolutamente angosta", incluso "tortuosa", con "una configuración extraordinariamente incómoda y muy poco funcional", en palabras del alcalde.

Cuenta con tres ascensores y ocho nuevas escaleras mecánicas Ahora ha pasado de 114 a 821 metros cuadrados de superficie y cuenta con tres ascensores y ocho nuevas escaleras mecánicas para garantizar el acceso a personas con movilidad reducida. También se la ha dotado de nuevos cuartos técnicos y una más moderna ventilación mediante sistema de evaporación capaces de bajar la percepción de la temperatura en dos o tres grados.

Durante el acto, el alcalde ha revelado que hace años, tras la modificación de la línea 10 para que pasase por Príncipe Pío, estuvo a punto de cerrarse el ramal Ópera-Príncipe Pío, aunque "inteligentemente" Metro no quiso deshacerse de esa línea. En aquel momento, ha indicado, el Teatro de la Opera quiso quedarse con el ramal para utilizarlo como almacén de producciones y vestuarios.

Consulta aquí más noticias de Madrid.