Comienza una huelga general de dos días en Bolivia para pedir un aumento de los salarios

  • El presidente Evo Morales ya ha proclamado el fracaso total de la huelga.
  • La huelga ha sido seguida por una parte de los maestros públicos, pero el transporte circuló casi con normalidad y los comercios han abierto.
  • En La Paz, el tráfico en el centro fue interrumpido al mediodía por una marcha de decenas de miles de estudiantes universitarios.
El presidente de Bolivia, Evo Morales.
El presidente de Bolivia, Evo Morales.
EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, proclamó el fracaso total de la huelga general de 48 horas que comenzó este lunes la mayor central obrera de su país para pedir un aumento de salarios por encima del 10 % que decretó en febrero el mandatario.

Morales dijo en rueda de prensa en La Paz que el paro de la Central Obrera Boliviana (COB) no se ha producido, ni se siente, salvo en algunas escuelas estatales donde se violó el derecho a la educación de los estudiantes. "Todos los sectores están trabajando", dijo Morales, y criticó el discurso político de la COB, cuyos dirigentes, a su juicio, plantean el conflicto para promoverse en elecciones internas.

La huelga ha sido seguida por una parte de los maestros públicos, pero el transporte circuló casi con normalidad en las principales ciudades y los comercios han abierto sus puertas.

Medios locales aseguran que las repercusiones de la huelga ha sido también escasas en el resto del país. Apoyan la huelga y a las marchas de protesta programadas para estos dos días los dirigentes sindicales del magisterio, los mineros sindicalizados y el sector fabril, entre otros.

En La Paz, el tráfico en el centro fue interrumpido al mediodía por una marcha de decenas de miles de estudiantes universitarios que, en paralelo a la huelga de la COB, reclaman la autonomía de la educación superior y protestan contra un proyecto gubernamental de seguridad social.

Los dirigentes de la COB creen insuficiente el aumento del 10 % que aprobó Morales para militares, policías, educadores y trabajadores de la salud, y que será la base de negociación para el sector privado, ya que la inflación en los últimos doce meses ha sido mayor. El secretario de conflictos de la COB, Emigdio Izquierdo, declaró que el 10 % es "miserable" y lo criticó, además, porque "no ha sido consensuado", sino que es "una decisión unilateral" del Gobierno.

Morales defendió este lunes el 10 % y destacó como histórico el aumento simultáneo del 20 % para el salario mínimo, hasta 815 bolivianos (116 dólares), porque es, dijo, el segundo en importancia de Suramérica después del aprobado en Uruguay (25 %). "Por eso no hay paro", sostuvo el mandatario, y aseguró que su Gobierno no violará la autonomía de los centros de educación superior y no proyecta reformar el sistema de seguridad social en las universidades.

"Gasolinazo"

La inflación se disparó en Bolivia por el llamado "gasolinazo", el aumento de hasta un 82 % de los precios de los combustibles que Morales decretó en diciembre y tuvo que retirar una semana después, ante las protestas que originó incluso entre sus bases.

De enero de 2010 al mismo mes de este año los precios de los alimentos aumentaron un 14 % en Bolivia, lo que ha causado huelgas y disturbios en todo el país. Según las últimas encuestas, la popularidad de Morales está en el 38 % en marzo, con una mejoría frente al 32 % de febrero, pero lejos del 70 % de hace un año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento