Mejora la situación en Fukushima: baja la presión en el reactor 3 y vuelve la electricidad

  • La situación en la central sigue siendo "muy seria" según la OIEA.
  • La presión en la vasija del reactor 3, que había subido a niveles preocupantes el domingo, ha vuelto a bajar, algo "positivo".
  • La electricidad se ha restablecido en la unidad 2, mientras continúan los trabajos de restauración del flujo eléctrico en las unidades 3 y 4.
  • El Gobierno japonés prohíbe la distribución de leche y espinacas.
Una mujer comprueba su nivel de radiactividad en Yamagata, al norte de Japón.
Una mujer comprueba su nivel de radiactividad en Yamagata, al norte de Japón.
REUTERS

La situación en la central de Fukushima "mejora", según Graham Andrew, asesor científico del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), aunque reconoció que "aún es demasiado pronto para decir que (la situación) está dejando de ser muy grave".

El experto explicó que la presión en la vasija del reactor 3, que había subido a niveles preocupantes el domingo, ha vuelto a bajar. Por otra parte, se ha restablecido la electricidad en la unidad 2, lo que Andrew calificó como "positivo", mientras continúan los trabajos de restauración del flujo eléctrico en las unidades 3 y 4.

Pero el OIEA sigue desconociendo los niveles y la temperatura del agua en las piscinas de combustible nuclear usado en las unidades 1, 2, 3 y 4, mientras que en las unidades 5 y 6 la temperatura está bajando, por lo que estas unidades no son motivo de "preocupación inmediata".

Respecto a la radiación en la zona en torno al desastre, los últimos datos recogidos el domingo por el OIEA señalan una contaminación de entre 2 y 160 microsievert por hora, en un radio de entre 16 y 58 kilómetros de Fukushima, con una tendencia a la baja.

La dosis máxima recomendada por las autoridades locales es de 1.000 microsievert por año, lo que significa que en el caso de 2 microsievert por hora las personas podrían permanecer allí unas 500 horas (unos 20 días) sin sufrir daños.

Mientras se trabaja para controla la situación en la central de Fukushima, el Gobierno ha prohibido distribuir leche y espinacas procedentes de esa provincia y de algunas zonas colindantes tras detectarse contaminación por radiación.

Conectadas a la red eléctrica

Todas los reactores de la planta están conectados desde a fuentes de energía externa y se espera que de esa forma se puedan enfriar los reactores, así como sus piscinas de agua, una vez se restaure su sistema de refrigeración. Esto podría llevar aún varios días, según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, citada por Kyodo.

Las unidades 5 y 6 son las menos afectadas y el domingo se registraron temperaturas relativamente normales en sus piscinas de almacenamiento de combustible usado. El OIEA dijo no obstante que la dañada planta sigue liberando radiación y que no se descartan aún riesgos mayores pues la situación sigue siendo "muy seria".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento