La muerte de Milosevic deja forzosamente inacabado un largo proceso judicial

El que fuera presidente de Serbia y Yugoslavia Slobodan Milosevic falleció ayer a los 64 años de edad en una prisión de La Haya.El ex dictador estaba siendo juzgado por delitos como genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad presuntamente cometidos en Croacia (1991-1995), Bosnia (1992-1995) y Kosovo (1998-1999).El proceso comenzó en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) .
Milosevic se encontraba en medio de un largo proceso judicial
Milosevic se encontraba en medio de un largo proceso judicial
Reuters

El juez británico Richard May presidió el tribunal mientras Milosevic se arrogó el derecho de ejercer su propia defensa.

Al ex presidente yugoslavo se le imputaban 66 cargos, presentados por la jefe de la Fiscalía del Tribunal de La Haya, Carla del Ponte.

Campaña mediática

En su defensa, Milosevic denunció la existencia de una campaña mediática internacional en contra de su país.

El exdictador aseguró que la población albano-kosovar huyó  por los ataque de la OTAN

El exdictador aseguró que la población albano-kosovar huyó como consecuencia de los ataques de la OTAN y de la guerrilla del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK).

El 21 de febrero de 2002 compareció el primer testigo directo de los presuntos crímenes cometidos por el régimen de Milosevic en Kosovo, el campesino Agim Zegiri.

18 familares desaparecidos

Zegiri se declaró "imposibilitado" para seguir declarando ante el Tribunal.

Un total de 18 miembros de la familia de Zegiri habían desaparecido durante la represión llevada a cabo por los serbios, pero él no pudo aportar pruebas fehacientes sobre los autores de los hechos.

El 6 de marzo, el TPIY rechazó la libertad provisional que Milosevic había solicitado para poder preparar adecuadamente su defensa.

Primer político occidental

El 15 de marzo, el primer político occidental en comparecer en el juicio fue el británico Paddy Ashdown.

Ashdown fue antiguo líder de la oposición liberal demócrata de Gran Bretaña y representante internacional para Bosnia.

Ashdown reconoció que la UCK era un grupo "terrorista".

Plazo de un año

El 10 de abril, los jueces del TPIY dan un plazo de un año a los fiscales para presentar sus acusaciones contra Milosevic.

El objeto era estudiar los puntos principales y evitar que ante la longitud del proceso se pierda la visión total.

El 3 de mayo, el presidente de Kosovo, Ibrahim Rugova (fallecido el 21 de enero de 2006), comparece ante el TPIY.

Rugova acusaría a Milosevic de haber querido destruir Kosovo "por medio de la violencia y la guerra".

Problemas de salud

En 2003, el proceso continuó con diversas interrupciones, debido a las frecuentes indisposiciones y trastornos de salud del acusado, quien padecía hipertensión, problemas cardíacos y agotamiento.

El 25 de febrero de 2004, concluyó la primera fase del juicio en la que se presentaron las pruebas de la acusación.

El 8 de junio de ese mismo año comenzó la segunda fase, con la presentación por Milosevic de su alegato.

1.631 testigos

Milosevic quería citar como testigos a 1.631 personas.

Entre ellas, al primer ministro británico, Tony Blair, el ex presidente de EEUU Bill Clinton (en ejercicio durante la guerra de Kosovo), la ex secretaria de Estado de EEUU Madeleine Albright, o los ex titulares de Exteriores británico y francés, Robin Cook y Hubert Vedrine, respectivamente, así como a varios líderes de la OTAN.

El 31 de agosto de 2004 y tras diversas demoras por sus problemas de salud, Milosevic inició su alegato defensivo y acusó de "mentiroso" al TPIY.

Nuevo aplazamiento

El 15 de septiembre, el TPIY aplazó el juicio hasta el 12 de octubre, en la octava audiencia de la fase de defensa, para conceder tiempo a la defensa en la localización de testigos.

El 12 de octubre, se reanudó el juicio con la testificación del periodista alemán Joseph Husch, un ex militar que declaró a favor de Milosevic y que trabajó de corresponsal de guerra en la ex Yugoslavia entre 1995 y 1999.

El 26 de octubre se vuelve a interrumpir el juicio hasta el 9 de de noviembre por la negativa de los testigos a comparecer ante un abogado defensor impuesto, dado que, ante sus reiterados problemas de salud y los consiguientes retrasos que originaban, los jueces asignaron como defensor de Milosevic al letrado británico Steven Kay.

El 9 de noviembre, se reanudó el juicio, con una vista preliminar sobre la solicitud de dimisión de sus abogados de oficio. El abogado designado por los jueces para la defensa de Milosevic, Steven Kay, y su asistente, Gillian Higgins, consideran que defender a su cliente sin su beneplácito y colaboración va en contra del código profesional de conducta.

Continúan las recaídas

El 10 de enero de 2005, Kay y Higgins solicitaron por segunda vez a los jueces del TPIY el abandono de su cargo, cosa que no fue aceptada por el presidente de la corte, Theodor Meron.

Entre febrero y diciembre de 2005 el proceso prácticamente se paraliza debido a las continuas recaídas en el estado de salud de Milosevic.

Finalmente, el 13 de diciembre de 2005, el TPIY decide conceder un descanso a Milosevic hasta el 23 de enero de 2006.

Petición denegada

El 18 de enero de 2006, el Kremlin prometió devolver al ex presidente yugoslavo al TPIY si se le permitía recibir tratamiento médico en Moscú, al tiempo que negó toda intención de concederle asilo.

El 23 de enero volvió a reanudarse el juicio, y apenas un mes más tarde, el 22 de febrero, Milosevic exigió al TPIY una rápida decisión sobre su petición para poder recibir tratamiento médico en el Instituto de Cirugía Cardiovascular "Bákulev" de Moscú.

Sentía intensos zumbidos en la cabeza, pero la petición le fue denegada el 24 de febrero.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento