Wikileaks y "el orgullo" de las fuentes, a debate en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca

  • La directora adjunta de '20minutos.es', Virginia Pérez Alonso, explica el operativo montado para informar sobre los cables filtrados por Julian Assange.
  • El iPad como plataforma periodística del futuro y "tienda de contenidos en el bolsillo" del usuario centró la primera mesa de debate de la jornada de este viernes.
  • El cocinero David de Jorge recogió de manos de Forges el premio Blasillo.
Una de las ponencias de este jueves en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca.
Una de las ponencias de este jueves en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca.
Congreso de Periodismo Digital

El mismo día en el que un terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter sacudía Japón y alrededores y la segunda generación del iPad se ponía a la venta de EE UU, el Congreso de Periodismo Digital de Huesca ha clausurado su 12 edición con un mensaje claro de dinamismo y constante cuestionamiento de la profesión. Las tabletas y su desafío a los medios de comunicación como plataforma del futuro abrían una jornada que volvía  a rescatar a Wikileaks como tema estrella.

"El año que viene el 50% de los que estamos aquí tendremos un tablet", decía Juan Castromil, director de la revista imag, nada más comenzar. Los datos, los aportaba poco antes el periodista Albert Cuesta: en España hay del orden de 120.000 unidades en manos de usuarios finales, la penetración es del 0,8%. El cobro por contenidos y la adaptación de los mismos a un formato que prima aún más la demanda individualizada convertirán al iPad -el modelo predominante- en "una tienda en el bolsillo de sus compradores". De ahí su importancia.

Sin las restricciones del papel y con una mentalidad de hacer prevalecer la identidad por encima de todo, José Corbalan, responsable de tecnología editorial de G+J, apuntaba a las revistas Wired - su edición para iPad fue"un bombazo"- y Muy interesante -que se lanzó para tablet en octubre de 2010- como ejemplos de la viabilidad de construir un futuro de los medios fuera de los cauces tradicionales.

La incógnita, para Antoni María Piqué, consultor y director de proyectos, llega cuando el planteamiento incluya "ganar dinero", algo en lo que los medios pondrán mucha atención dejando eventualmente "aparcada" a la web, aunque sin desatenderla. De hecho, el alma de la web, los enlaces, constituyen la carencia fundamental de las aplicaciones, pero "se solucionará"; la variedad de tipos de suscripciones que los medios ofrecen hoy en la web frente al único pago por tener una publicación que existe en las tabletas son el otro reto a sobrepasar.

"El agua potable de la reflexión"

Los contenidos, en cualquier caso, hay que cuidarlos. Así se puso de manifiesto en la segunda mesa de debate, 'Reportajes de libro', una reivindicación en toda regla del periodismo de análisis y profundidad usando las herramientas tradicionales a cargo, entre otros, de los periodistasIgnacio Escolar o Alfonso Armada. "Ante la inundación de información hace falta el agua potable de la reflexión", debatían los ponentes, incidiendo en la pérdida de contacto con el público, un mal endémico de este espacio dedicado al periodismo de "aliento largo".

Por último, un regreso al minuto uno del Congreso, pero con una vuelta de tuerca: Wikileaks y el abandono de las fuentes, el motivo de orgullo tradicional del periodista. ¿Por qué en esta ocasión han decidido confiar en un "australiano raro" -Julian Assange- antes que en los medios de comunicación?, se preguntaba el moderador José Cervera. Es difícil, respondía el abogado Javier de la Cueva, que se pueda garantizar desde un medio que "nunca jamás nadie sepa quién ha pasado la información". Por eso, es necesario, sobre todo, un blindaje ético del profesional y la lucha por la transparencia, para el medio, la sociedad y los Gobiernos.

Los casos prácticos los aportaron Pilar Velasco, de la Cadena Ser, y Virginia Pérez Alonso, directora adjunta de 20minutos.es. La primera, periodista de investigación, apuntó que es necesario "un trabajo psicológico" con las fuentes y un borrado efectivo y previo de la información, cuya filtración supone en casi todas las ocasiones un posible "delito" del que la facilita. Este tipo de situaciones "alegales", marcan al periodismo de investigación y deben ser llevadas con delicadeza y, sobre todo, con el tiempo que requieren: "de un mes a seis".

Dispuestos "a ir a la cárcel"

Alonso, que está supervisando los trabajos en 20minutos.es con los cables de Wikileaks, obtenidos a través de una segunda filtración a diario noruego Aftenposten, aseguró que aún "quedamos muchos periodistas que estamos dispuestos a ir a la cárcel por defender a las fuentes". La independencia -a la que la gratuidad del medio, en este caso, ayuda- y el planteamiento continuo de la legitimidad del origen de la información -"Me hubiese quedado más tranquila si hubiera conocido a la fuente original"- son elementos fundamentales para sacar adelante un trabajo que muchos consideran un "fracaso" del periodismo.

Por su parte, el programador y "hacker" Juan Tomás recomendó ser paranoico, porque "los gobiernos miedicas son muy cotillas". Jesús Rivasés, director de la revista Tiempo, "pretecnológico" declarado, defendió la actitud activa del periodista, "ir a los juzgados, los campos de fútbol y los tugurios", y se planteó el hecho de darle la vuelta al título de la ponencia: "A lo mejor es que nosotros hemos abandonado a las fuentes".

La jornada terminó con la entrega del Premio Blasillo al cocinero David de Jorge, que lo recogió de manos del humorista gráfico Antonio Fraguas, Forges, su creador, que terminó su discurso hablando en latín. La clausura la realizó Aurelio Martín, vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Prensa de España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento