Las conclusiones de la investigación se han publicado en Archives of General Psychiatry.

El estudio es el primero de los publicados en la literatura médica con el fin de analizar el papel de la genética en el desarrollo de la anorexia nerviosa, y el primero en establecer una correlación estadística entre la neurosis precoz y el desarrollo posterior de la enfermedad.

El estudio es el primero en establecer una correlación estadística entre la neurosis precoz y la anorexia nerviosa
El factor genético pudo analizarse gracias a la elevada muestra poblacional manejada por los científicos.

Estos utilizaron datos del registro de gemelos sueco para examinar la incidencia, heredabilidad y factores de riesgo de la anorexia, la enfermedad mental con mayor tasa de mortalidad, como señala El Médico Interactivo.

Los investigadores se centraron en los 31.406 gemelos del registro que habían nacido entre 1935 y 1958.

Durante un periodo de cuatro años que finalizó en 2002, los gemelos fueron filtrados en relación a una variedad de trastornos, incluyendo la anorexia.

La incidencia global de la anorexia en 2002 fue del 1,2 por ciento en las mujeres y del 0,29 por ciento en los hombres
Según los científicos, la incidencia global de la anorexia en 2002 fue del 1,2 por ciento en las mujeres y del 0,29 por ciento en los hombres.

Los cientícos comporaron la incidencia de la enfermedad en los gemelos monocigóticos y dicigóticos y concluyeron que el trastorno es heredable en un 56 por ciento y que la diferencia restante procede de los factores ambientales.

Los resultados muestran que los individuos que padecieron la enfermedad durante toda su vida tenían un menor índice de masa corporal (IMC), realizaban más ejercicio y se sentían más satisfechos de forma global con su estado de salud en comparación con aquellos que no tenían anorexia.

De los siete predictores de la enfermedad estudiados en las mujeres, sólo la neurosis se identificó como un factor de riesgo para la anorexia posterior.

NOTICIAS RELACIONADAS