Desde que a la niña en coma le pegaron la anterior paliza hasta que actuó la policía pasaron 38 días

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona ordenó el 24 de diciembre investigar los Mossos d'Esquadra los presuntos malos tratos infligidos a Alba, la niña de cinco años que está en coma debido, supuestamete, a la paliza que su madre y su compañero sentimental le propinaron. Los Mossos contestaron el 11 de enero al juzgado explicando que habían remitido el caso a la Policía Nacional, ya que el cuerpo regional no estaba desplazado en el pueblo de la niña, Montcada i Reixac.

Según fuentes judiciales, el juez ordenó la apertura de diligencias el 24 de diciembre, seis días después de que fuera atendida por primera vez en el Hospital del Valle Hebrón de una fractura en el brazo y hematomas por todo el cuerpo supuestamente causados por malos tratos.

Ese mismo día, el juez ordenó a los Mossos d'Esquadra, enviando un oficio por correo, que investigaran estos supuestos maltratos.

La policía autonómica envió un escrito al juez el 11 de enero en el que le explicaban que ellos no eran competentes porque la familia vive en Montcada i Reixac (Barcelona), un municipio en el que aún no están desplegados y depende de la Policía Nacional. Las mismas fuentes indicaron que en ese escrito le comunicaban al juez que ellos ya habían remitido el caso a la Comisaría de la Policía Nacional de Montcada i Reixac. La Policía Nacional asegura que el 25 de enero recibió un oficio del Juzgado para que investigara el caso y

tomara declaración a la madre de la niña.

Esta acusó al padre biológico, que vive en Fraga (Huesca), de haber sido el causante de la lesiones a la pequeña, que ahora se encuentra en estado grave en Valle de Hebrón tras haber recibido una nueva paliza, presuntamente de su padrastro, el pasado sábado.

Calendario Alba
Según este portavoz, el retraso con el que los Mossos comunicaron al Juzgado la inhibición se debió, por una parte, a que
el oficio llegó a los Mossos por correo en la primera semana de enero, y, por otra, a la acumulación de órdenes judiciales, un total de 11.220, que llegaron a los Mossos entre noviembre y enero y que iban siendo introducidas en el sistema informático de la policía autonómica a medida que iban llegando de los Juzgados.

"Estas órdenes no vienen discriminadas, es decir, los jueces no indican la prioridad de cada caso y nos llega igual una petición para averiguar una lesión por torcedura de tobillo en la calle que un presunto caso de maltrato infantil", explicó el portavoz de los Mossos.

"Si el juez hubiese apreciado la gravedad del caso, podía haberse ahorrado todos estos trámites citando él directamente a los familiares para tomarles declaración en el Juzgado, pero es una costumbre derivar esta responsabilidad en los cuerpos policiales", explicó el portavoz de los Mossos d'Esquadra, que cifró en un millar las peticiones de jueces que han recibido en menos de tres meses para averiguar causas de lesiones.

"En una dirección incorrecta"

La presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Maria Eugnia Alegret, aseguró que el caso de Alba "se estaba investigando, aunque en una dirección que no era la correcta".

Momentos antes de participar en un foro en Girona, Alegret explicó que es "normal" que los oficios de los juzgados se envíen por correo.

"Yo creo que este tema [el del correo] no es tan importante, porque hasta que se remitió la información a la Policía Nacional pasó un mes y se estaba investigando, aunque en una dirección que no era la correcta", afirmó la presidenta del TSJC.

Investigan la actuación de los jueces

Alegret ordenó la apertura de diligencias informativas para averiguar si se ha producido algún error judicial en la desprotección que ha sufrido la niña de 5 años, que sigue muy grave a causa de una presunta paliza. Según fuentes judiciales, el TSJC ha iniciado un trabajo para revisar todos los expedientes y oficios relacionados con el caso de la niña, del que tuvieron conocimiento tres juzgados, uno de

Barcelona, uno de Cerdanyola y otro de Fraga (Huesca), sin que ninguno de ellos adoptara ninguna medida cautelar al pensar que la niña no corría riesgo en su domicilio.

Un caso "intolerable", para CalderaEl ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, calificó hoy de "intolerable" la cadena de errores que se han producido al parecer en las instituciones públicas y que han permitido el supuesto maltrato la niña.

La niña se encuentra en estado "muy grave" en el Hospital Vall d'Ebron de Barcelona después de la paliza recibida el sábado supuestamente a manos del compañero sentimental de su madre.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento