El Catálogo razonado digital de Rafael Canogar reúne 2.756 obras y más de 3.000 textos comprendidos entre los años 1948 y 2007, y en él se reúnen las piezas únicas del artista, en las que destacan pinturas, construcciones, obras sobre papel y esculturas monumentales. Se trata de la primera vez que se desarrolla un registro digital de estas características.

La conservadora del Museo Reina Sofía y autora de este catálogo, Paloma Esteban Leal, ha explicado que se trata de una recopilación "exhaustiva" en la que se aborda toda la obra del creador durante esos años, y donde se incluyen incluso las obras que están destruidas o aquellas de las que no hay foto.

Este archivo, cuyo trabajo de investigación ha durado más de cuatro años, incluye, entre otras referencias, datos biográficos, bibliografía, exposiciones individuales y colectivas, la obra de Canogar en museos e instituciones, así como premios y galardones recibidos por el artista.

Según ha señalado Esteban Leal este lunes durante la presentación, en total se incluyen 2.758 obras catalogadas, aproximadamente 3.000 citas bibliográficas (entre ellas, escritos del propio Canogar y textos en torno a su obra), y cerca de 1.000 exposiciones individuales y colectivas en las que participó.

En palabras de la autora de este catálogo, Rafael Canogar es un "creador proteico". "Su trayectoria está llena de parcelas, proyectos y distintas etapas muy diferentes aunque con una enorme coherencia entre ellas", ha dicho, añadiendo del artista que "cuando conquista un lenguaje, en lugar de quedarse cómodo en él, aborda otro distinto".

Primer catálogo digital

Por su parte, el artista Rafael Canogar ha destacado que se trata de la primera vez que se lleva a cabo un catálogo razonado en versión digital, algo que, según ha indicado, "hace posible la accesibilidad a todo aquel que quiera consultarlo".

Para el artista, los catálogos razonados suelen ser "libros secretos", por lo que le parece "fantástico" que de esta forma se haya afrontado el reto de que todo el mundo pueda tener acceso a su obra. "Quienes tenemos cierta edad estamos anclados en el papel, así que fue difícil aceptar esta solución al principio. Pero cada vez me ha parecido más útil", subraya.

Rafael Canogar ha manifestado que no puede estar "más contento y agradecido", ya que Esteban Leal se ha leído todo sobre su trayectoria. "Ha sido difícil y duro, pero ya está hecho", indica el pintor, a quien no le gusta "mirar hacia atrás", por lo que este cometido "habría sido imposible" para él.

Muchas de las obras catalogadas no han podido estar acompañadas por una imagen. En este sentido, Canogar ha explicado que durante la primera exposición en la que participó, el artista tan sólo contaba con 16 años. "No podía pensar en guardar las imágenes de estas obras y los catálogos eran muy diferentes, casi no se hacían", explica Canogar. El pintor trabaja ahora en recuperar muchas de las imágenes, según ha indicado.

Gratitud y orgullo

En la presentación también ha estado el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, quien ha mostrado su "gratitud y orgullo" hacia Canogar por seguir profundizando en sus raíces y en la relación con su tierra.

Asimismo, ha destacado la gran exposición de Canogar que el Centro Cultural de San Marcos de la capital castellano-manchega acogerá a partir del próximo 8 de marzo, que, al igual que el catálogo presentado, tiene un mensaje fundamental, que es que "Toledo sigue teniendo artistas a la altura que sus antepasados", ha dicho.

"Una ciudad como la nuestra, que puede presumir de tantas cosas y personajes ilustres a lo largo de los siglos, puede seguir presumiendo de tener artistas en el siglo presente y que están a la misma altura que muchos de nuestros antepasados", ha afirmado.

Sobre el catálogo digital de la obra de Canogar, García-Page ha defendido que permitirá un mayor acercamiento del arte con las nuevas generaciones, ya que, ha afirmado, una de las cuestiones pendientes del sistema educativo en España es aproximar aun más la cultura y el arte a los estudiantes.

Consulta aquí más noticias de Toledo.