El Tribunal del juicio del caso 'Malaya', contra la presunta trama de corrupción en Marbella (Málaga), tiene previsto retomar este martes la vista oral con un nuevo bloque en el que hay 16 acusados y se analizará el blanqueo de capitales en operaciones y sociedades supuestamente vinculadas al considerado cerebro de la trama, Juan Antonio Roca, que previsiblemente será el primero en declarar, según han informado fuentes judiciales.

La Fiscalía Anticorrupción sostiene en su escrito inicial que, para encubrir la titularidad de los bienes "ilícitamente obtenidos" y "poder disfrutar de ellos sin riesgo", Roca creó "una verdadera organización, integrada por un nutrido grupo de personas que, bajo su dirección, gestionaban y administraban su patrimonio, como si de una empresa se tratara, encomendándose a sus integrantes distintas funciones".

Entre los acusados en este bloque están, además de Roca, los responsables del gabinete jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano Pastor, los también abogados Montserrat Corulla y Juan Hoffman, Óscar Benavente, Jaime Hachuel, Salvador Gardoqui y Gonzalo Astorqui. La acusación considera que existía "una división del trabajo" que se realizaba en función de parámetros diversos.

El fiscal explica en sus conclusiones provisionales, a las que tuvo acceso Europa Press, que Roca había conseguido "amasar en los últimos años un patrimonio muy importante, integrado por bienes y derechos de muy diversa índole, coincidiendo con la época en que estuvo ligado laboralmente con el Ayuntamiento de Marbella". Así, se apunta que posee fincas, hoteles, obras de arte, caballos, embarcaciones y coches de lujo e, incluso, un avión y un helicóptero.

Para el ministerio público, "la adquisición de este extraordinario patrimonio no puede justificarse sobre la base de las rentas lícitas conocidas de Roca ni con los ingresos que ha obtenido su unidad familiar", por lo que concluye que el origen está "en la actividad delictiva desarrollada por el mismo durante el tiempo que duró su vinculación profesional con el Ayuntamiento y sus sociedades municipales". Apunta que el blanqueo de fondos imputables a este "asciende a un montante, en cifras redondas, de 240 millones de euros".

En el escrito inicial del fiscal, se relaciona la creación y gestión de empresas vinculadas a Roca, "usadas como tapadera para adquirir y reciclar distintos tipos de bienes, tanto en España como en el extranjero", al gabinete, que presuntamente proporcionaría "las sociedades pantalla donde ocultar sus bienes, asumiendo la gestión y la administración de sus fondos".

En este sentido, la Fiscalía añade que "la relación entre el gabinete jurídico y Juan Antonio Roca se basa exclusivamente en la confianza", al no constar documento alguno en el que se acredite la existencia de una fiducia por parte de los abogados. Asimismo, se destaca la contribución de Hoffman en la estructura societaria constituida en el extranjero.

En cuanto a la gestión del patrimonio, el ministerio público dice que hay personas en función del ámbito de la actividad económica de que se trate: hotelero, agrícola, ganadero o inmobiliario. Así, la adquisición de inmuebles y su posterior restauración con vistas al negocio hotelero se lleva por Corulla, mientras que Benavente es "hombre de confianza" y gestiona la cuadra de caballos.

También se juzgará en el bloque a los supuestos contables de Roca, como son Sergio Santana y Salvador Gardoqui, según el fiscal, que apunta a que el presunto cerebro se vale de profesionales y ciertos empleados de confianza para la gestión de negocios concretos, al margen de su organización, pero todos "con pleno conocimiento de la titularidad de las sociedades y del ilegal origen de los fondos".

En el escrito inicial se enumeran 71 sociedades instrumentales presuntamente vinculadas a Roca, entre las que se encuentran Rafly, EKA 620, Condeor, Investbardulia, Lipizzar Investments, Gracia y Noguera, Marquez de Velilla, San Mateo Palace, Inmobiliaria Ángel de Tepa, Maras Asesores, Helio Ponto Marbella, Melifero y Marbella Airways.

Este bloque es el segundo del juicio, que comenzó en septiembre con las cuestiones previas planteadas por las defensas de los acusados, las cuales fueron desestimadas por el Tribunal en su totalidad, y que continuó con el análisis de la operación inmobiliaria denominada Crucero Banús.

Consulta aquí más noticias de Málaga.