Alrededor de 200 trabajadores del Aeropuerto (servicios de mantenimiento, bomberos y atención al cliente) se han manifestado este mediodía frente a la Delegación del Gobierno en Palma en contra de la privatización del 49 por ciento de Aena, aprobada este viernes por el Consejo de Ministros, lo que, a su juicio, repercutirá negativamente en los 1.200 empleados de los diferentes aeródromos de Baleares (600 en Son Sant Joan, 220 en Ibiza, 215 en Menorca y 16 en Son Bonet).

Así, la concentración, en la que los asistentes iban vestidos con sus trajes de trabajo, se celebró ante varias pancartas en las que se podía leer 'Quien estima Aena no la destruye'; 'No a la venta de aeropuertos. Por un Aena pública'; 'No a la privatización de Aena'; 'ZP, concesiones privadas, no gracias' y 'Bomberos Aena públicos. La seguridad no se vende'. Además, los manifestantes corearon varios gritos, como 'Aena no se regala'.

Los representantes sindicales de UGT y CCOO en el Aeropuerto de Palma, donde trabajan alrededor de 600 empleados de Aena, han augurado que el actual modelo propuesto por el Gobierno, mediante el cual se autoriza la creación de la sociedad mercantil de Aena Aeropuertos, va a encarecer el servicio mediante un aumento de tasas, al tiempo que no se garantizan los derechos de los trabajadores públicos de esta empresa.

Concretamente, el sindicato UGT advierte de que la privatización de los aeropuertos va a suponer que los ingresos "vayan a manos de unos pocos, reduciéndose las inversiones, con el consiguiente deterioro de la calidad y la seguridad de las operaciones aéreas".

Así, acusa al Gobierno central de querer privatizar Aena "sólo para obtener dinero fácil y pagar con él parte de la cuantiosa deuda que ha provocado a nuestro país, dejando en manos de unos pocos empresarios lo que hoy es de todos los ciudadanos, pero no con el fin de mejorar la gestión actual".

Petición al govern

El delegado sindical de CCOO en el Aeropuerto de Palma, Miquel Ángel Flexas, ha augurado que tras la privatización de un 49 por ciento de Aena en los Aeropuertos de Madrid y Barcelona, "no tardará mucho en tocar el turno al aeródromo de Palma", razón por la cual, ha indicado que los sindicatos ya han pedido al Govern que se haga cargo del máximo de la nueva empresa para que la puerta de entrada de los turistas "no caiga en manos privadas".

Además, ha considerado que con la privatización, "casi seguro que aumentarán los precios de los vuelos, porque ahora las tasas están muy por debajo de la media europea y, si entran empresas privadas, querrán hacer negocio con el menor gasto". No obstante, ha esperado que esto no significa la eliminación de empleos, en caso de que las empresas que gestionen los aeropuertos consideren que hay puestos detrabajo que "no les interesan o que salen más baratos si se subcontratan".

En similares términos se ha expresado el representante de UGT en los Aeropuertos de Aena en Baleares, Emilio Quintana, quien ha criticado el hecho de que el Gobierno haya decidido privatizar un servicio público "rentable que no cuesta un euro a los españoles". Así, ha advertido de que esta privatización repercutirá en un incremento de las tasas aéreas, al tiempo que ha avisado de que "a medio plazo, muchos aeropuertos tendrán que cerrar".