Creen que el Gobierno está "improvisando" y esperan que la visita a EEUU sea "para hacer las cosas mejor, no sólo para tomar copas" El alcalde de Palomares exige que se limpie la zona, "que es la conclusión del Ciemat", y "se lleven los residuos fuera"

La organización Ecologistas en Acción se ha mostrado este sábado "sorprendida" porque el director general del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), Cayetano López, insista en que las zonas contaminadas por radioactividad en Palomares (Cuevas del Almanzora, Almería) y en Villaricos "no sea en superficie, sino que los residuos contaminantes están enterrados en la profundidad", donde cayeron cuatro bombas con material atómico hace 45 años.

En declaraciones a Europa Press, el delegado de Ecologistas en Acción para Palomares, Igor Parra, ha recordado que "los mismos informes del Ciemat detallan que hay partículas calientes muy contaminantes en la superficie", por lo que las declaraciones de López realizadas esta semana en la visita a la zona por una delegación mixta de funcionarios de EEUU y España, "para nada se corresponden a la realidad y puede que tenga consecuencias políticas", insinúa.

No obstante, ha insistido que tras dicha inspección "lo único que interesa es la limpieza de la zona", si bien "lo que dice López no favorece este proceso". Por ello, espera que la invitación realizada por EEUU a España para visitar un emplazamiento similar en terreno americano sea "para hacer las cosas mejor, no sólo para tomar copas en Las Vegas", puesto que, a juicio del ecologista, "tenemos la ligera impresión de que el Gobierno está improvisando, porque no hay calendario ni presupuesto para la limpieza".

De este modo, a pesar de que "se haya avanzado en el problema, como con la consecución de vallar la zona, y estemos más cerca de la solución, todavía no hemos llegado a ella", explica Parra, quien defiende una vez más que la resolución pasa por "el calendario de actuación para limpiar y una partida presupuestaria para Palomares, que es lo que no hay a día de hoy".

Así, reprocha que haya "una situación de poca claridad", dado que "al no haber presupuesto para Palomares, en España este problema de contaminación no existe al no tener partida", al tiempo que reitera que "se pasa por una zona de transición entre lo bueno y lo malo, pero aún no se ha llegado a la zona buena para recuperar el terreno".

"esperar resultados"

Por su parte, el alcalde pedáneo de Palomares, Juan José Pérez, espera que "toda la zona se limpie", porque, indica, "es la conclusión a la que han llegado los informes del Ciemat". Además, "aparte de la limpieza que hace falta, por supuesto también tienen que llevarse los residuos fuera", ha exigido.

Entretanto, ha manifestado a Europa Press que "el compromiso con la visita estadounidense se ha cumplido y ahora falta esperar los resultados", que conlleven "la limpieza de la zona", reclama una vez más el regidor.

Visita con "lecciones aprendidas"

Cabe reseñar que el jefe de la delegación estadounidense que esta semana ha visitado la zona de Palomares, Glen Podonsky, ha invitado a la delegación española a visitar "próximamente" un emplazamiento que está en proceso de rehabilitación en Estados Unidos para "discutir sobre las experiencias y lecciones aprendidas" por el país norteamericano en materia de rehabilitación, con el objetivo de avanzar en el proceso de finalización del Plan de Rehabilitación de Palomares (PRP).

En una nota de prensa conjunta de la visita del Departamento de Energía de EEUU y el Gobierno de España, han subrayado que la visita estadounidense a la zona de Palomares, realizada del 22 al 25 de febrero, tenía como objetivo "intercambiar opiniones técnicas" sobre la rehabilitación del área donde hace 45 años cayeron cuatro bombas con material atómico, y de este modo continuar discutiendo con el Ciemat sobre la finalización del PRP.

Así, han explicado que el trabajo conjunto entre Estados Unidos y España para rehabilitar el área del accidente de Palomares comenzó en 1966 y que en las décadas posteriores ambos gobiernos "han colaborado en la vigilancia y control del área y de la salud de sus habitantes".

En concreto, el 17 de enero de 1966 cuatro bombas atómicas de la US Air Force de EEUU caían de forma accidental sobre la pedanía de Palomares, una de ellas en el mar. Otras dos, tras desprenderse del B52 debido a un choque con un avión nodriza que causó tres muertos, explosionaron su carga convencional y provocaron que material radiactivo se esparciera por un área que alcanzó la vecina pedanía cuevana de Villaricos.

Consulta aquí más noticias de Almería.