Asaja Murcia propone la creación de una disposición reglamentaria con rango de ley con el fin de materializar una regulación de las prácticas comerciales de la cadena agroalimentaria, según han informado fuentes de la organización profesional agraria en un comunicado.

En este sentido, hay que tener en cuenta el ordenamiento jurídico existente en España, la transferencia de competencias a las comunidades autónomas y la distribución de las competencias en materia de control, comprobación de la calidad y etiquetado de los productos que llegan a los consumidores finales, por lo que se hace absolutamente necesaria la coordinación entre las distintas administraciones.

De este modo, en consonancia con estas aspiraciones "deben quedar tipificadas como prohibidas y acompañadas de un régimen sancionador que garantice su cumplimiento y permita la denuncia conductas como la venta a pérdidas, las subastas y el cambio de destino comercial de la producción, la exigencia o imposición de pagos atípicos que reducen el precio al proveedor, la falta de compensación y el rechazo de partidas o reclamaciones en destino", señala el responsable de Asaja Murcia, Alfonso Gálvez.

Por ello, propone un Código de Buenas Prácticas Comerciales que se fundamente en los principios de transparencia, claridad, concreción y sencillez en el intercambio de información, interés mutuo, equidad, responsabilidad, compromiso y autorregulación, así como confianza.

"Estos principios deberían regir la relación comercial entre las partes, independientemente de las obligaciones y derechos que emanan del ordenamiento jurídico y para ello el MARM debería ampararlo mediante una ley", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Murcia.