Esperanza Aguirre
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. ARCHIVO

La Comunidad de Madrid ha explicado este miércoles que la administración autonómica arrastraba una situación de sobrerrepresentación sindical desde 1985, cuando se firmó el primer convenio colectivo. Ahora, para adecuar el número de representantes sindicales a la ley será necesario convocar nuevas elecciones, que no podrán demorarse más de dos meses y que previsiblemente se celebrarán en mayo.

Dicho y hecho. Cinco meses ha tardado la presidenta regional, Esperanza Aguirre, en materializar la amenaza que anunció en septiembre en la Asamblea: reducir drásticamente el número de liberados sindicales en la Administración autonómica, donde en la actualidad hay 3.300.

Y parece que lo ha cumplido. Aguirre ha firmado este miércoles el acuerdo que negocia desde noviembre con las centrales sindicales (CC OO, UGT y CSIT-UP) para reducir en un 60% el número de horas de las que disfrutan sus liberados. Es decir, los empleados afectados dejarán de disponer de 1,5 millones de horas al año y tendrán que reincorporarse a sus puestos de trabajo.

El número de horas disponibles para cada delegado de personal pasa de 75 horas mensuales a 40

De hecho, el número de horas disponibles para cada delegado de personal pasa de las 75 horas mensuales que tenía hasta el momento, a las 40 estrictamente establecidas por ley. Esto supone que el número de comités de empresa en la Administración regional pasará de 110 a 36 y de 131 a 58 el número de centros con representación sindical.

En la práctica este recorte afectará a 2.000 de los 3.300 liberados sindicales que hay en la administración pública regional y que ahora tendrán que reincorporarse a su empleo. Sólo sobrevivirán 1.300 liberados.

Pero lo peor es que los interinos que ocupan sus puestos perderán sus empleos en el plazo de un año. Y según adelantó ayer el consejero de Presidencia, Francisco Granados, Sanidad y Educación serán las áreas más afectadas. Eso sí, las arcas públicas se ahorrarán 72 millones de euros.

Insatisfechos

Aunque han firmado el acuerdo, los sindicatos UGT y CC OO aseguraron sentirse “insatisfechos” ante lo que consideran un “un recorte sin precedentes en los derechos sindicales en la Comunidad de Madrid”.

Las centrales sindicales son conscientes de que este acuerdo para la Estabilización en las Relaciones Laborales va en la línea de lo aprobado en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos para lograr reducir los gastos de la Administración en tiempos de crisis.

Además, según explicaron los sindicatos, el pacto se ha alcanzado también como un paso previo para reestablecer la negociación colectiva y lograr el compromiso de Aguirre de volver a convocar las negociaciones sectoriales, rotas hace más de dos años.

Consulta aquí más noticias de Madrid.