Un muerto y varios heridos durante las manifestaciones contra el régimen iraní

  • Las autoridades habían prohibido la manifestación en la capital.
  • Varias decenas de simpatizantes de la oposición han sido detenidos.
  • La oposición critica la "hipocresía" del régimen iraní al apoyar públicamente los alzamientos en el norte de África e impedir las concentraciones en Irán.
  • El líder reformista Karrubí lleva cinco días retenido en su domicilio.
  • MAPA actualizado de las revueltas en el mundo árabe.
Los manifestantes queman contenedores en las calles de Teherán durante unas protestas.
Los manifestantes queman contenedores en las calles de Teherán durante unas protestas.
REUTERS

Al menos una persona ha muerto y varias han resultado heridas este lunes en las manifestaciones de la oposición en Teherán, informó la agencia de noticias local Fars. El medio, que cita fuentes anónimas propias, no detalla en qué lugar de la capital se han producido los incidentes y se limita a indicar que fueron víctimas de armas de fuego.

Grupos de manifestantes y efectivos de las fuerzas de seguridad iraníes se han enfrentado en diversos puntos de Teherán donde la oposición, encabezada por Mehdi Karrubí y Mir Hosein Musavi, había convocado una manifestación que fue prohibida por el régimen. Según informaron diversos testigos, la Policía usó gases lacrimógenos y balas de fogueo para dispersar a la muchedumbre que de forma silenciosa había ocupado la plaza Azadí, en el suroeste de la ciudad.Varias decenas de iraníes simpatizantes de la oposición han sido detenidos mientras participaban en la manifestación convocada para apoyar las recientes revueltas populares antigubernamentales de Egipto y Túnez.

"Los testigos dicen que en algunas partes de Teherán las fuerzas de seguridad han arrestado a decenas de manifestantes", ha indicado 'Kaleme'. La marcha realizada en la capital es una prueba de fuerza de la oposición, que no se manifestaba desde diciembre de 2009, tras los polémicos comicios en los que fue reelegido el presidente Mahmud Ahmadineyad. Algunos de los manifestantes, muchos de los cuales eran hombres mayores que acudieron junto a sus esposas e hijos, gritaron consignas como "muerte al dictador", aseguran los testigos.

Despliegue policial

Teherán amaneció este lunes tomada por las fuerzas de seguridad en respuesta a la decisión de la oposición iraní de manifestarse en favor de los alzamientos en el norte de África, pese a que las autoridades habían advertido de que la marcha estaba prohibida.

Desde primera hora de la mañana, agentes y voluntarios islámicos 'Basij' vestidos de civil patrullaban los accesos a las avenidas Enguelab (revolución) y Vali-e Asr, escenario en junio de 2009 de multitudinarias marchas populares contra la reelección del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición calificó de fraudulentas.

Entonces, nada más conocerse el resultado, cientos de miles de personas se echaron a las calles de todo el país para apoyar la denuncia de la los líderes de la oposición reformista, Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí, de que se había producido "un fraude masivo".

Una marcha prohibida

En la convocatoria, la oposición iraní pedía a los ciudadanos que salieran a las calles para luchar por sus derechos y en apoyo de la revolución popular en Egipto y Túnez, pese a las advertencias de las autoridades de que carecen de permiso para ello.

En un comunicado colgado en la página web Kaleme.org, los opositores critican, además, la "hipocresía" del régimen iraní, que ha apoyado públicamente los alzamientos en el norte de África y al tiempo impide las manifestaciones en Irán.

Asimismo, critican la retención desde hace cinco días en su domicilio del otro líder reformista, Mehdi Karrubí, rodeado por fuerzas de Seguridad que impiden a su familia entrar o salir de la casa.

Karrubí y Musaví, que denunciaron fraude en las elecciones de 2009, expresaron la semana pasada su deseo de regresar a las calles con la excusa de apoyar los alzamientos en Túnez y Egipto y criticaron con dureza al actual Gobierno, al que acusaron de ser "aintiislámico".

Desde entonces, la oposición ha denunciado que más de una decena de sus seguidores, entre ellos el cuñado de Musaví y ex ministro Mohamad Hosein Sharifzadegan, han sido arrestados por la Policía de la capital.

Consideran fraudulenta la reelección de Ahmadineyad

Musaví y Karrubí lideraron en 2009 las protestas contra la reelección del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad que calificaron de fraudulenta.

En la sangrienta represión de las mismas murieron más de una treintena de personas según las cifras oficiales y más de 70 de acuerdo con el computo de la oposición.

Además miles de iraníes fueron detenidos y más de un centenar han sido condenados a diferentes penas de cárcel e incluso la horca acusados de conspirar con fuerzas extranjeras para derrocar el régimen. Desde entonces, el país está dividido social y políticamente con la oposición acallada.

El miércoles, el portavoz del Poder Judicial iraní, Gholam Husein Mohseni-Ejaei, ya advirtió que la solicitud de los líderes opositores era una treta para regresar a las calles y les conminó a que si de verdad querían apoyar a los alzados en Egipto y Túnez, se sumaran a la manifestación que el régimen organizó el viernes.

Temen una conspiración

Por su parte, la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite de las Fuerzas de Seguridad iraníes, les advirtió de que se abstuvieran de cualquier intento por aprovechar en su favor este viernes el aniversario de la victoria de la revolución.

"Su plan para manifestarse el próximo lunes forma parte de una conspiración incitada por los enemigos de Irán", afirmó el comandante de la Guardia Revolucionaria, Husein Hamedani.

"Los sedicionistas no son más que un cadáver y haremos frente a cualquiera de sus movimientos. Los consideramos antirrevolucionarios y espías", agregó el militar, citado por la agencia de noticias estatal Irna.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento