Panorámica de Osaka, en Japón
Panorámica de Osaka, en Japón. EFE

Japón quedó relegado en 2010 a la tercera economía mundial ante el imparable empuje de China, todo un cambio de era para un país que desde 1968 solo era superado por Estados Unidos en cuanto al tamaño de su PIB.

El Gobierno nipón ha confirmado que en 2010 el valor nominal de su Producto Interior Bruto fue inferior al de China, 5,47 billones de dólares frente a los seis billones anunciados por Pekín el 20 de enero cuando dio a conocer un crecimiento de más del 10%.

La crisis de Japón contrasta con el fuerte crecimiento de China La crisis de la que Japón no logra despegarse desde hace 20 años, con lentas tasas de actividad económica, persistente deflación y un serio problema demográfico, contrasta con el fuerte crecimiento de China, impulsado por su motor exportador y apetito por el consumo.

En 2010, la economía japonesa creció un 3,9% en términos reales en su primer avance en tres años, después de haberse contraído un 6,3% en 2009 a causa del impacto de la crisis económica mundial.

Mientras, el PIB de China subió un 9,2% en 2009 y un 10,3% en 2010, y, de seguir así, en veinte años podría superar a Estados Unidos como primera potencia mundial, según varios estudios.

Diez veces superior en renta per cápita

No obstante, las dos potencias asiáticas siguen muy alejadas en cuanto al reparto de la renta per cápita pues en Japón, uno de los países más ricos del mundo, es diez veces superior a la de China (42.431 dólares frente a 4.412 dólares).

No luchamos por ser los primeros sino por mejorar el bienestar de la población "No luchamos por ser los primeros sino por mejorar el bienestar de la población. Desde ese punto de vista, nos felicitamos por el avance de China como país vecino", ha asegurado el ministro de Política Económica, Kaoru Yosano.

El Ejecutivo nipón tiene mayores preocupaciones, como hacer frente a una deuda pública que en 2010 duplicó su PIB (más de once billones de dólares) y al acelerado envejecimiento de la población, con su consiguiente impacto en las cuentas de la seguridad social.

Con el 23% de sus 127 millones de habitantes mayores de 65 años, Japón es hoy en día el país que envejece más rápidamente del mundo, lo que complica al Gobierno del primer ministro, Naoto Kan, la tarea de enderezar las finanzas públicas.

Japón es el país que envejece más rápidamente del mundo Además, la Oficina japonesa del Gabinete ha informado este lunes de que entre octubre y diciembre el PIB nipón se contrajo un 1,1% en tasa anualizada, por primera vez desde julio-septiembre de 2009, y que cayó un 0,3% con respecto al trimestre anterior.

La Bolsa de Tokio, que desde hace tiempo descontaba que Japón perdería su título de segunda economía mundial, ha hecho caso omiso del dato del PIB y cerró con una subida del 1,13%, alentada por la ligera depreciación de la divisa japonesa.