El Pleno del Ayuntamiento de Murcia da luz verde a su Presupuesto con los votos en contra de PSOE e IU-LV

El Consistorio destaca que los servicios básicos "están garantizados y el compromiso social está intacto"
El rector inaugura la exposición
El rector inaugura la exposición
UMU

El Pleno de la Corporación Municipal ha aprobado esta mañana, con los votos en contra de los grupos municipales del PSOE e IU-LV, los Presupuestos del Ayuntamiento de Murcia para el 2011, que asciende a 511,7 millones de euros, incluyendo organismos autónomos y empresas municipales, lo que supone una disminución de 31,9 millones de euros con respecto al 2010.

Durante su intervención, el Teniente de Alcalde de Economía y Hacienda, Joaquín Moya-Angeler, ha señalado que se trata de un presupuesto "constructivo, solidario y responsable que se orienta esencialmente hacia la reactivación económica y el reequilibrio social, consolidando los logros de los últimos años", según informado fuentes del Ayuntamiento de Murcia en un comunicado.

"El Ayuntamiento afronta la falta de compromiso del Gobierno del PSOE con los Ayuntamientos garantizando los niveles de protección social a los sectores más vulnerables de la población, de ahí que no se incrementen los impuestos municipales, al mismo tiempo que se garantiza la acción social y las inversiones productivas como forma eficaz de creación de empleo y promoción de la actividad económica como generadora de trabajo", ha añadido el concejal.

Moya-Angeler ha dicho también los presupuestos de 2011 "garantizan las conquistas esenciales que Murcia ha alcanzado durante los años de gobierno del PP, asegurando el normal desarrollo de Murcia, séptima ciudad de España, con una extensión territorial y de núcleos de población más importantes de España".

Otro de los aspectos a tratar en el transcurso del Pleno ha sido el coste por familia del IBI, sobre el cual, Moya-Angeler a mostrado a la Corporación los resultados de un estudio elaborado por Eroski Consumer y que expone que una familia media en Murcia a la que se asignó a modo de simulación un piso característico de su nivel económico y social de 100 metros cuadrados paga un impuesto por vivienda "inferior a la media".

En concreto, ha destacado que paga "249 euros, un 14 por ciento menos que los 291 euros globales de las ciudades analizadas, que son La Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Burgos, Córdoba, Granada, Madrid, Málaga, Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza".

Además, ha destacado que la cuota del IBI murciana "es un 58 por ciento más económica que la de Barcelona con 589 euros y la más gravosa del estudio, pero un 38 por ciento más cara que la de Burgos con 181 euros y la más económica del informe".

"reducción del gasto"

Para el concejal, las medidas de ahorro y de contención del gasto emprendidas por el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia "se hacen presentes en el presupuesto, permitiendo reducir el gasto en unos 11,5 millones de euros derivados del ahorro en gastos de personal, pasivos y gastos financieros, pero sin afectar al manteniendo la calidad de los servicios públicos que ofrecen a los ciudadanos y manteniendo el mismo nivel de atención con las prestaciones sociales".

Moya-Angeler ha destacado que el propósito del Equipo de Gobierno de "continuar con la reducción del gasto se está llevando a cabo con otro objetivo prioritario como es garantizar las prestaciones básicas a los más necesitados, personas y entidades de acción social o sanitaria y, a la vez, fomentar las inversiones productivas que mantengan o creen empleo".

Respecto a los gastos corrientes, es decir, aquellos que hacen frente a los servicios que la ciudad requiere día a día para su funcionamiento, ha dicho que "se reducirán más de un siete por ciento, gracias a una mayor austeridad en los contratos administrativos y en los gastos de funcionamiento interno del Ayuntamiento, pero sin afectar a la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos".

En este sentido, el Consistorio ha apuntado que "el recorte experimentado en los últimos dos años de las transferencias procedentes de la Participación en los Ingresos del Estado (PIE), cifrado en unos 29 millones de euros, unido a la paralización de la actual economía provocada por la crisis que padece España, ha ocasionado una disminución de ingresos en torno al 20 por ciento".

Esta situación "condiciona aún más, si cabe, el equilibrio financiero del Ayuntamiento y obliga a realizar medidas extraordinarias basadas en la austeridad, el rigor y el control del gasto", ha apuntado.

El responsable de Economía y Hacienda ha afirmado además que a esta reducción de ingresos "hay que sumar la anulación de los recursos extraordinarios que durante 2009 y 2010 se han recibido con cargo a los Presupuestos Generales del Estado".

Un hecho que pone de manifiesto "un escenario de grandes y graves recortes de las transferencias del Gobierno de la Nación, además del aumento de los impuestos -como el IVA-, las tarifas eléctricas y demás precios, y que son una muestra más de la delicada situación económica que padecemos los ayuntamientos españoles, que no vemos garantizada la suficiencia económica de los municipios", añadió. INVERSIONES

Por su parte, las inversiones que se van a llevar a cabo a lo largo del presente ejercicio "se pretenden realizar con recursos propios y en colaboración con la Administración regional", ha señalado el Consistorio.

Entre las actuaciones más significativas, a su parecer, figuran la implantación del Plan de Movilidad Sostenible de Murcia, la construcción de nuevos viales que mejoran la comunicación entre pedanías, el desarrollo del proyecto de integración y soterramiento de las vías del tren en el ámbito urbano de Murcia, así como la puesta en servicio del Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia.

Además, ha anunciado que en 2011 "continuará la apuesta por seguir incrementando la red de infraestructuras con la apertura de nuevos centros sociales para jóvenes, mujeres y mayores, junto con el desarrollo de la actividad deportiva en las modernas instalaciones municipales y la consolidación de la red de centros culturales y auditorios más importantes de la región, que por su cantidad y calidad constituyen una referencia para todo el país".

Según ha explicado Moya-Angeler, para seguir construyendo "la ciudad que queremos" el Ayuntamiento dispondrá este ejercicio de un presupuesto para nuevas inversiones de 57,2 millones de euros, frente a los 88,6 millones de euros que se destinaron a este apartado en 2010.

El coste de los beneficios fiscales

El Ayuntamiento ha informado que también se mantendrá "el impulso a la descentralización y el esfuerzo por asegurar las bonificaciones a los colectivos sociales más necesitados que, lejos de reducirse, se amplían tanto en su cuantía económica como en el número de beneficiarios potenciales".

Así, ha asegurado que la ayuda a las familias y a las personas con menos recursos permitirá dejar en el bolsillo de los murcianos más de 18,3 millones de euros que dejarán de ingresar las arcas municipales.

Por otra parte, el Ayuntamiento ha dicho que realizará un "importante esfuerzo" para reducir la deuda, que "ha disminuido en 56,5 millones de euros por dos conceptos: 25 millones de euros en pólizas de crédito y 32 millones de euros que se han amortizado; situándose, a fecha de 31 de diciembre de 2010, en 202 millones de euros".

En cuanto al nivel de endeudamiento, cifrado en el 52 por ciento, el Consistorio ha dicho que "se mantiene alejado del límite permitido para contraer préstamos en 2011, establecido en el 75 por ciento".

De esta forma, cuando acabe este ejercicio, el Ayuntamiento ha adelantado que habrá amortizado "29 millones de euros, permitiendo reducir la deuda hasta situarla en 172,7 millones de euros, una cifra inferior incluso a la de 1999, cuando alcanzaba 197,61 millones de euros".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento