Sadam asegura que la ejecución que él ordenó de 148 agricultores chíes no constituye un crimen

El antiguo líder iraquí ha asegurado  en el juicio que tiene lugar en Bagdad que el envío a prisión en 1982 de cerca de 400 agricultores chiíes en Dujail, incluidos mujeres y niños de hasta tres meses de edad, y la posterior ejecución de 148 de ellos, no constituyó un crimen, sino tan sólo una respuesta lógica al intento de asesinato del que él fue objeto por parte de algunos miembros de esa ciudad.  Sadam también manifestó que él debería ser el único encausado y que los otros siete acusados sólo seguían órdenes.
El ex presidente iraquí Sadam Husein durante el juicio que se sigue contra él en Bagdad, Irak, en la sesión del 1 de marzo.
El ex presidente iraquí Sadam Husein durante el juicio que se sigue contra él en Bagdad, Irak, en la sesión del 1 de marzo.
Bob Strong/EFE
Sadam aseguró que la ejecución se produjo después de que se produjera un intento de asesinato en su contra cuando su caravana de vehículos atravesaba dicha ciudad en julio de 1982. El antiguo dictador iraquí y otras siete personas están acusados de tortura, encarcelamiento ilegal y ejecuciones, lo que podría costarles la horca si son condenados por el tribunal que les juzga.

En los primeros meses del juicio, que por fin retoma la normalidad después de numerosos sobresaltos, ciudadanos de Dujail testificaron que habían sido encarcelados y que sus parientes habían sido ejecutados.

Varias mujeres relataron que habían sido desnudadas, golpeadas y sometidas a descargas eléctricas —una de ellas testificó que uno de los hermanastros de Sadam, Barzan Ibrahim, entonces jefe de los servicios de inteligencia, la pateó en el pecho mientras colgaba poca abajo—.

Ninguno de los ejecutados llegó nunca a ser juzgadao, asegura la acusación, mientras que algunos de los documentos que esgrimen los fiscales demuestran que 50 de los condenados murieron durante los interrogatorios.

Sadam manifestó hoy que él no veía dónde estaba el crimen, dado que se trató de una medida contra quienes habían intentado asesinar a un jefe de Estado, relata la Agencia Associated Press.

Una prueba casi definitiva

La acusación presentó ayer una prueba que puede constarle sin embargo cara a Sadam.

Se trata de un decreto presidencial que llevaba la firma del antiguo dictador en el que se autoriza la ejecución de los agricultores chíes.

Después de las declaraciones de Sadam, el juez pospuso el juicio hasta el 12 de marzo.

ENLACES RELACIONADOS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento