El presidente de la Diputación de Castellón y de Aerocas, Carlos Fabra, ha asegurado este miércoles que el rescate unilateral de la concesión del aeropuerto, que está prevista en el pliego de condiciones, "no supondría ninguna catástrofe ni nada por el estilo", tal y como se lo comunicó la promotora de este proyecto a Glovalbía —empresa formada por FCC Concesiones y Caja Madrid que cuenta con el 45 por ciento del capital de la concesionaria—.

"Lo que no voy a asumir es que me pidan 8 millones de euros anuales durante los 50 años que dura la concesión, es decir, 400 millones de euros, para hacerse cargo ellos de los controladores, la seguridad y los bomberos, cuando nosotros hemos cuantificado todo eso más el pago de los euros por pasajero en menos de 6 millones y medio de euros, por lo que estaría tirando 2 millones de euros tontamente", ha señalado en relación a la última reunión mantenida con Globalvía.

Fabra ha realizado estas declaraciones tras presentar la Plataforma para la Defensa de las Viviendas y Propiedades del Litoral Castellonense y tras ser preguntado por la reunión que mantuvo este martes con el secretario general del PSPV-PSOE en Castellón, Francesc Colomer, para hablar sobre la situación actual del aeropuerto.

Según Fabra, "la reunión fue cordial, le expliqué toda la situación del aeropuerto y le dije que las obras ya estaban prácticamente terminadas, a falta de la revisión de algunas cuestiones".

Respecto a la "controversia" existente con una parte del concesionario —Globalvía— Fabra ha informado a Colomer de que les han pedido "una serie de cosas que nosotros no tenemos constancia de que tenga acuerdo del Consejo de Administración de la concesionaria para plantear la cuestión", no obstante -ha dicho- "les hemos atendido porque tienen el 45 por ciento del capital de la concesionaria".

Sin embargo, ha dicho, "el resto de socios no estaba de acuerdo, en principio, con los planteamientos del Globalvía, incluso manifestaron su desacuerdo con el mismo, y Concesiones Aeroporturarias tiene una cláusula interna por la que se necesita el 84 por ciento del acuerdo de los socios para poder llevar adelante una propuesta", por lo que -ha aclarado- "no puedo llegar a un acuerdo con Globalvía si el resto del Consejo no está de acuerdo".

El presidente de Aerocas ha aclarado que sólo podría alcanzar un acuerdo con Globalvía, "si al final decidiéramos y fuera posible jurídicamente una gestión mixta y comprarle Aerocas su participación y hacer la gestión entre el resto del concesionario y nosotros, posibilidad que los técnicos ven viable, aunque con dificultades".

En referencia a la última reunión mantenida entre Aerocas y Globalvía, Carlos Fabra ha señalado que le comunicó que, en todo caso, "el rescate unilateral de la concesión está previsto en el pliego de condiciones y que no supondría ninguna catástrofe ni nada por el estilo, pues, seguro que si nosotros lleváramos el aeropuerto, nos resultaría incluso más económico porque podríamos ahorrar".

Fabra también ha destacado que Colomer le ofreció en la reunión "algo que era una obviedad, que desde el Ministerio de Fomento se dará toda la agilidad posible para que, una vez se solicite, se nos conceda la autorización para que el aeropuerto pueda estar operativo".

También le manifestó a Colomer que los ayuntamientos de Benlloch y Vilanva "no han colaborado lo más mínimo con nosotros, pues han puesto más bien obstáculos que otra cosa", por lo que -ha asegurado- "sería conveniente que les explicara que el aeropuerto en sí ya es una generación de riqueza para la provincia y que alrededor de él se generará una zona industrial que podrá crear 500 o 600 puestos de trabajo directos más indirectos".

"Si la actitud del señor Colomer ayer hubiera sido la misma en la Diputación durante estos cuatro años, seguro que hubiéramos avanzado mucho más en todos los temas de la provincia y hubiera habido muchos puntos de encuentro que hubieran servido para agilizar más muchas cosas", ha añadido.

Preguntado cuándo se podrá inaugurar el aeropuerto, ha preferido no dar ninguna fecha porque -ha apuntado- "ya la di en su momento una con garantías de la concesionaria y de mis técnicos, pero en estos momentos no me atrevo a decirla", aunque espera que, por lo que le han comentado los técnicos que han proyectado el aeropuerto, puedan solicitar ya los permisos necesarios y que en junio o julio pueda estar operativo.

Así mismo, Carlos Fabra ha indicado que el reequilibrio de Concesiones Aeroportuaria sería posible con la salida de Glovalvía, "aunque hay que partir de criterios objetivos razonables, puesto que plantear que el AVE genera una situación distinta es un absurdo porque el proyecto estaba hace 14 años en marcha", ha dicho.

Además, ha manifestado estar de acuerdo con otras dos cuestiones que plantea Golbalvía, "como la no aparición de los campos de golf o la situación del mercado turístico y bancario, lo que hay que valorar es la cuantía", ha apuntado. La próxima semana Aerocas volverá a reunirse con Globalvía para continuar con las negociaciones.

Consulta aquí más noticias de Castellón.