Wire en concierto
Wire. Archivo

Su affaire con nuestro país es casi, casi, como la Navidad: inevitable. De un tiempo a esta parte, raro es el año que este trío incombustible no se pasea por nuestro país. En esta ocasión, además, para presentar nuevo álbum recién salido del horno: Red Barked Tree, publicado a principios de enero. Se trata de su disco de estudio número doce y ellos mismos lo han definido como su trabajo más variado y brillante hasta la fecha (con más de 35 años a las espaldas, ni tienen abuela ni falta que les hace).

La banda liderada por Colin Newman (voz, guitarra), Graham Lewis (bajo, voz) y Robert Grey (batería) se formaba en 1976, al año siguiente publicaba Pink flag y ponía los cimientos del llamado postpunk junto a otros grupos como The Fall o Gang of Four. A este mítico álbum le seguirían Chairs missing y 154, con los que consiguieron ampliar los límites no sólo de la música punk, sino del rock y obtener el reconocimiento de la crítica y el público.

A partir de ese momento se cimentaría la leyenda. Una leyenda que, en parte, se acrecentaría con su desaparición en el año 1980, justo cuando su fama no hacía más que despegar. El parón duró hasta 1985 y en 1992 volvían a disolverse para reaparecer, por segunda vez, en el 2000.

Sin embargo, estos periodos sabáticos han sido, a la larga, uno de los motores del grupo para reciclarse, ampliar horizontes en su música —donde siempre ha primado el gusto por la experimentación— y renacer cual ave fénix. Sin estos lapsus (en los que nunca han abandonado la música, sino que han estado volcados en otros proyectos paralelos) no se entenderían obras maestras como la reciente Object 47 (2008). Digamos pues, una vez más: ¿qué hay de nuevo, viejos?

WIRE. 17 de febrero, Madrid (Moby Dick) / 18, Barcelona (La [2] de Apolo) / www.pinkflag.com