La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a una multa de 270 euros y a nueve días de localización permanente a una pareja que agredió a un policía que intentó mediar en la discusión que mantenía, y que también golpeó a la novia del agente, cuando trató de defender a su compañero sentimental.

Los hechos sucedieron en agosto de 2010. El acusado, A.A.R., y su pareja, K.L.R., estaban discutiendo en Maliaño, y eso provocó la intervención de un agente de Policía Nacional, que se encontraba de prácticas y que quiso evitar que él agrediese a su novia.

Entonces, el hombre se abalanzó sobre el Policía, a quien golpeó y propinó patadas y puñetazos, diciéndole que se "metiera en sus cosas", e incluso trató de arrebatarle el arma.

Al verlo, la novia del agente, menor de edad, intervino para tratar de defender a su pareja, y ahí fue la mujer del agresor la que comenzó a pegar puñetazos y patadas a la chica.

Cuando ambas mujeres ya se habían separado, el hombre agarró de los brazos y zarandeó a la novia del Policía, y luego la pareja se marchó del lugar de los hechos. Tanto la menor como el agente sufrieron diversas heridas.

Por estos hechos, se condenó al varón a 270 euros de multa por una falta contra el orden pública —con la atenuante de su estado de embriaguez—, a nueve días de localización permanente por una falta de lesiones hacia el agente y a otros cuatro días de localización por una falta de malos tratos hacia la novia del policía.

Y a la mujer se la impuso una multa de 270 euros de multa que finalmente se cambia por una pena de nueve días de localización permanente.

Ambos deberán indemnizar con 210 euros a cada uno de los agredidos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.