Unión Progreso y Democracia ha calificado de "bluf" el adelgazamiento de la administración pública llevado a cabo por el Govern balear, después de que el conseller de Presidencia, Albert Moragues, anunciara este martes que la comunidad ha ahorrado 4,2 millones de euros a raíz de la supresión de altos cargos y fusiones de Consellerias.

El conseller recordó que el Ejecutivo ha reducido en esta legislatura tres Conselleries -al pasar de trece a diez-, al tiempo que señaló que se han eliminado 28 plazas de altos cargos y personal eventual en la administración, y 37 del sector público, lo que ha significado un ahorro para las arcas públicas de 4,2 millones de euros.

Para la formación que lidera Juan Luis Calbarro, el Pacte "no está por la labor" de adelgazar la Administración, y pone como ejemplo la oferta de 94 nuevas plazas en SFM. De este modo, el partido incide en que en su programa electoral lleva un exhaustivo plan de reducción de empresas públicas y fórmulas para gestionarlas según criterios empresariales, con "mayor control y mayor transparencia".

Así, UPyD considera "miserable" la cifra de 4,2 millones de euros, si se tiene en cuenta, explica, que los presupuestos autonómicos sobrepasan ampliamente los 3.000 millones de euros y cuando el pasado viernes finalizó el plazo para la emisión de deuda pública por valor de 300 millones de euros.

El partido denuncia en una nota las "artimañas" empleadas por el Govern para "vender" a la opinión pública una reducción de la administración que, según este partido, "no era ni ha sido tal", como fue la supresión de consorcios inactivos o el traspaso desde una Conselleria a otra de los mismos altos cargos.

Para UPyD, las promesas de racionalizar la Administración por parte de Antich han constituido una "mera operación de maquillaje", como bien indica la cifra "irrisoria" de 4,2 millones de ahorro.

El partido señala por último que en su programa electoral se compromete a hacer una "cura drástica de adelgazamiento" en las empresas públicas, a aumentar la transparencia con mayores controles internos, a aplicar criterios de la iniciativa privada para aumentar su eficacia y eficiencia y a que la contratación del personal obedezca a la igualdad de méritos y capacidad.

Asimismo, UPyD propondrá que los gerentes de las empresas públicas sean profesionales y no políticos electos, para que de esta forma se responsabilicen del equilibrio presupuestario de las mismas y de la calidad de los servicios ofrecidos, reza el comunicado.