Viaje al Madrid masón

En una estatua, en la decoración de un salón de actos, en los relieves de un panteón... En la capital hay muchos símbolos masónicos: son la huella que esta sociedad secreta ha ido dejando a lo largo de tres siglos de existencia. Pero, aunque están a la vista de todo el mundo, son invisibles para la mayoría, que carecen de las claves necesarias para identificarlos.
Tumba de Lasalle, en el cementerio de San Isidro (Foto: Plaza y Janés)
Tumba de Lasalle, en el cementerio de San Isidro (Foto: Plaza y Janés)
Plaza y Janés

Una novela histórica, El secreto de la logia, que acaba de ser publicada por Plaza y Janés (20,50 euros), transporta al lector al Madrid del siglo xviii y le muestra cómo funcionaban las logias masónicas de la época.

La masonería, que tiene su origen en los antiguos gremios de constructores, surgió tal y como se la conoce hoy en día (grupos fraternales con fines filosóficos) en Inglaterra en el siglo xviii, explica Giner.

La primera logia de fuera de Gran Bretaña se fundó en 1728 en la calle San Bernardo, en el hotel Las Tres Flores de Lis, situado donde hoy está la Gran Vía.

Mensajes ocultos

El autor del citado libro, Gonzalo Giner, desvela cuáles son algunos de los símbolos de esta organización que se esconden hoy en día en la ciudad:

Templo de Debod: Los masones han hecho suyos numerosos símbolos del antiguo Egipto, muchos de ellos presentes en el Templo de Debod: las dos columnas representan la fuerza y el equilibrio. Las figuras unidas de la mano son la fraternidad.

Salón de actos del Ateneo: En el fresco del techo aparecen triángulos (libertad, igualdad y fraternidad), tres figuras (sabiduría, fuerza y belleza), una escalera de siete peldaños (las siete virtudes a las que aspiran los masones)...

Cementerio de San Isidro: En el panteón de Alejandro Lassalle (1881) no hay ningún símbolo religioso (salvo en la puerta, que es posterior), pero abundan los masones: tres puntos en vertical entre el nombre y el apellido (sabiduría, belleza, fuerza), hojas de acacia (incorruptibilidad), las dos columnas...

Estatua en la glorieta de Emilio Castelar: Las tres figuras que la coronan representarían belleza, sabiduría y fuerza y libertad, igualdad y fraternidad. Según Giner, Castelar y Benlliure (autor de la escultura) eran masones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento