Robert Gibbs
El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, durante la rueda de prensa. Larry Downing/ Reuters

La Casa Blanca reiteró este miércoles su "firme condena" a los actos de violencia en las calles de El Cairo e indicó que si el Gobierno ha instigado alguna acción de ese tipo, "debe cesar inmediatamente". El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que ya "ha llegado el momento de una transición" que incluya "las voces de la oposición" de cara a unas elecciones "libres e imparciales".
"Ya es ya. 'Ya' no es septiembre. 'Ya' llegó ayer. Es lo que el pueblo egipcio quiere, un proceso de transición", insistió el portavoz.

"Los egipcios no quieren discursos"

"El cambio y el progreso tienen que llegar a Egipto, y tienen que llegar de manera rápida", agregó. "Los egipcios no quieren discursos, quieren medidas", sostuvo. En este sentido, se lamentó de que los servicios de Internet no se hayan restablecido como debieran y aseguró que el Gobierno "no ha hecho lo que hace falta para garantizar este derecho básico".

Sean quienes sean esos matones, tienen que rendir cuentas Gibbs hablaba así después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, instara la noche de este miércoles al régimen del presidente egipcio, Hosni Mubarak, a emprender "ya" una transición ordenada. Mubarak, precisó Gibbs, "tiene la oportunidad de demostrarle al mundo de qué pasta está hecho al comenzar ya una transición ordenada".

Obama se encuentra constantemente informado sobre la situación en Egipto, indicó Gibbs, quien precisó que además de su sesión informativa diaria, el presidente ha recibido varias actualizaciones por escrito a lo largo del día. Tras su conversación con Mubarak, Obama habló también la noche de este miércoles con el rey Abdalá de Jordania, señaló el portavoz.

Búsqueda de responsables

Por su parte, la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, ha pedido al vicepresidente de Egipto, Omar Suleimán, que se investiguen los acontecimientos violentos ocurridos en las calles de Egipto hechos y se sancione a los responsables. Clinton aprovechó la conversación para reiterar a Suleimán el mensaje que le transmitió anoche el presidente de EEUU, Barack Obama, al mandatario egipcio, Hosni Mubarak, de que la "transición debe comenzar ya", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, en su rueda de prensa.

"No sabemos quién soltó a esos matones en las calles de El Cairo. Han sido identificados como partidarios del Gobierno, pero sean quienes sean, tienen que rendir cuentas" por la violencia, señaló. "Esto ha sido un claro intento de intimidar a los manifestantes, dijo el portavoz.