La comisaria europea de Competencia ha dado su visto bueno porque entiende que lo planteado es compatible con las reglas europeas sobre ayudas de Estado. Los trabajadores de Sevilla, tras conocer que hay empresarios interesados en entrar en el capital de Astilleros de Sevilla, exigieron que las factorías se vendan conjuntamente y no por separado.