Tres muertos en los disturbios que sacuden Argelia por alza de los precios de productos básicos

  • Lo ha anunciado el ministro del Interior, Dahou Ould Kablia.
  • Los enfrentamientos se iniciaron el pasado martes en Oran.
  • Las reivindicaciones sociales han cedido el sitio al vandalismo y al pillaje.
Protestas violentas en contra del aumento de precios en Argel.
Protestas violentas en contra del aumento de precios en Argel.
EFE

Tres personas han muerto y más de 400 personas han resultado heridas en los disturbios que sacuden Argelia desde el martes pasado por el alza de los precios de productos básicos, informó este sábado el ministro del Interior, Dahou Ould Kablia.

El ministro del Interior, Daho Ould Kablia, dijo por televisión que la tercera víctima mortal es un joven de 18 años que fue alcanzado este viernes por disparos de la policía en la localidad de Ain H'djal.

Los otros dos son un hombre de 32 años, cuyo cuerpo fue hallado en la calle con heridas en la cabeza en la localidad costera de Bousmail, a 50 kilómetros al oeste de Argel, y otro que murió carbonizado en un hotel incendiado por los manifestantes en Tidjellabine, en la provincia de Boumerdes.

El diario en lengua árabe Echourouk publica este sábado un recuento del Ministerio del Interior no hecho público según el cual hay 181 heridos por las fuerzas del orden y 245 detenidos durante las manifestaciones.

En el mismo recuento, que no ha sido confirmado, se señala que los enfrentamientos, que se iniciaron el martes en Oran, capital del oeste argelino, se han extendido a 18 provincias de las 48 que tiene Argelia.

El mismo diario reproduce una declaración del ministro del Interior, según la cual hay investigaciones en curso para determinar quiénes "han provocado los disturbios", y les califica de "enemigos de Interior".

Ould Kablia ha señalado que las fuerzas de seguridad han recibido la orden de no utilizar fuego real "independientemente de las circunstancias" y de evitar posibles enfrentamientos con los manifestantes.

El ministro ha manifestado que la "ola de vandalismo y de destrucción" que se ha instalado en el país no se debe al deterioro del poder adquisitivo de la población.

Desde el primer momento la razón de esta contestación se debe al aumento de los precios de los productos de más consumo, como el azúcar y el aceite, pero los acontecimientos han sufrido rápidamente un giro y las reivindicaciones sociales han cedido el sitio al vandalismo y al pillaje.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento