El presidente del Comité de empresa de Transportes Urbanos de Zaragoza (TUZSA), Javier Anadón, ha mostrado este martes su malestar por la "benevolencia" con la que los jueces tratan las agresiones a los conductores de los autobuses.

En un comunicado, Anadón ha celebrado que se haya condenado a dos personas, un ciclista y un motorista, por haber agredido a dos conductores "mientras prestaban un servicio público", después de que varios juzgados de lo Penal de Zaragoza hayan dictado sentencias a este respecto.

Sin embargo, ha mostrado su "malestar" por la benevolencia con que los jueces tratan a los agresores, y ha explicado que una de las sentencias se refiere a un motorista que agredió a una conductora con un embarazo de alto riesgo a la que siguió hasta el final de línea y al que se le ha condenado por una falta de amenazas y vejaciones de carácter leve; mientras que la otra se refiere a un motorista que agredió a un conductor y al que se le ha condenado por una falta de maltrato de obra.

A juicio de Anadón, "las agresiones, sean verbales o físicas, además del impacto en el organismo, dejan secuelas psíquicas en los trabajadores que no llegan a entender como estando prestando un servicio esencial para el ciudadano, en vez de recibir colaboración y comprensión por parte de los ciudadanos, se encuentren con agresiones sean verbales o físicas".

Por ello, el Comité ha exigido "más medidas de seguridad", que la empresa mejore los sistemas de comunicación entre los autobuses, centro de gestión y policía; y que la Delegación del Gobierno imponga más presencia de policía por los recorridos de las líneas y policías de paisano en el interior de los autobuses, "para así evitar agresiones a los conductores o robos dentro de los vehículos, ya que recientemente un conductor tuvo que intervenir en la detención de un carterista que había robado una cartera a un joven en el interior del autobús".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.