Un vecino de Pamplona, de 37 años, fue detenido el 26 de diciembre acusado de un delito de desobediencia y falta de respeto a los agentes de la autoridad. Se mostró agresivo en urgencias de un hospital e insultó a los policías que le instaron a abandonarlo.

Según ha informado el Gobierno de Navarra en un comunicado, una persona que estaba causando molestias en el servicio de urgencias de un centro hospitalario se mostró agresiva con los agentes de la Policía Foral que acudieron tras ser requerida su presencia por los responsables del servicio.

A pesar de que no estaba siendo atendido, el individuo se negaba a abandonar el lugar, y cuando los agentes le invitaron a salir, les insultó y desobedeció repetidamente sus requerimientos, por lo que finalmente fue detenido.

Consulta aquí más noticias de Navarra.