Ley antitabaco
Imagen de un establecimiento el primer día laborable sin tabaco. JORGE PARÍS

La normalidad se impuso el primer día laborable de aplicación de la nueva ley que prohíbe fumar en todos los establecimientos públicos cerrados, una jornada en la que tuvieron lugar algunas situaciones anecdóticas y despistes. Apenas había resistencia a apagarlo cuando se les recordaba que ya no se puede fumar

Los empresarios de la hostelería subrayaron este lunes que la ley se cumplía de forma generalizada, salvo casos puntuales, y apuntaron que en algunos casos los dueños de los locales tuvieron que avisar a la Policía de esos incumplimientos.

Pero en general las nuevas imposiciones se acataron en todos los locales hosteleros, según testimonios de empleados del sector, que explicaron que se registraron incidencias aisladas cuando algún cliente encendía instintivamente el cigarrillo. Sin embargo, apenas había resistencia a apagarlo cuando se les recordaba que ya no se puede fumar en los locales.

Análisis del impacto

El presidente de la Federación Española de Hostelería, José María Rubio, anunció que la Federación hará un análisis sobre el impacto de la nueva norma en las próximas semanas, que servirá para comprobar si se cumplen sus previsiones sobre pérdida de empleo y de caída de la facturación. Las asociaciones de consumidores comenzaron a recibir quejas de ciudadanos por incumplimientos

Tampoco los estanqueros notaron cambios en sus negocios. El presidente de la Unión de Estanqueros, Mario Espejo, detalló que las ventas parecen similares a las de las mismas fechas de 2010, pero insistió en que aún es pronto para comprobar el impacto de la nueva norma. Las previsiones del sector auguran una caída de las ventas del 10% en el primer año de aplicación de la norma.

Por su parte, las asociaciones de consumidores comenzaron a recibir quejas de ciudadanos por incumplimientos en establecimientos hosteleros, aunque la mayoría de los casos no terminaron en denuncias formales. FACUA aseguró haber recibido más de 700 quejas. Esta organización es la única que presentó una denuncia contra un bar de Sevilla que no puso carteles con la prohibición.

Fuentes de la Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios (CECU) señalaron que recibieron algunas quejas, que no terminaron en denuncias. Otras asociaciones de usuarios como la UCE no han recibido hasta el momento ninguna queja. Un asador de Marbella ha colocado carteles en la cristalera anunciando que no aplicará la ley

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, destacó que la ley se está aplicando con toda normalidad y confió en que siga siendo así.

Entre las situaciones excepcionales se encuentra la de un asador de Marbella, que colocó carteles en la cristalera del establecimiento anunciando que no aplicará la ley.

Reacciones de fumadores

La norma también se cumplía con normalidad en los recintos hospitalarios, incluidas las zonas al aire libre, aunque algunos ciudadanos se resistieron a acatar la ley. Entiendo que me prohíban fumar en un lugar cerrado, pero no en un espacio al aire libre

"Fumaré en la puerta de los hospitales hasta que me pongan la primera multa. Entiendo que me prohíban fumar en un lugar cerrado, pero no en un espacio al aire libre. Si quieren que se deje de fumar de verdad que se prohíba el tabaco, aunque eso no es lo que quiere el Gobierno", explicó muy indignado Carlos Sánchez, un hombre de 52 años, en la puerta del hospital Gregorio Marañón (Madrid).

Por otro lado, otro usuario –que no quiso revelar su nombre– explicó que no sabía que no se podía fumar en los alrededores de un hospital. Apuntó que no dejará de hacerlo porque tiene un familiar muy enfermo y no está dispuesto a irse lejos de la puerta de Urgencias por si le llaman los médicos. "Es inmoral que le pidan a la gente que se aparte de los suyos para irse a fumar un cigarrillo y más aún cuando ya está al aire libre. Muchos no podemos pasar sin un cigarrito", explicaba.