El presidente de la Asociación de Empresarios Hosteleros de Teruel, Fernando Cánovas, ha asegurado que el año que termina ha sido "el peor desde que Teruel es considerado destino turístico" y eso a pesar de que cerrarán 2010 con ocupaciones que rondan el 90 por ciento para celebrar la Nochevieja, aunque la crisis ha reducido el número de 'cotillones'.

Cánovas ha explicado a Europa Press que el año 2010 ha sido "para olvidar" en materia turística para la provincia de Teruel, "el peor", ha recalcado, desde que Teruel es considerado destino turístico. Las cifras han sido malas "en la ocupación, también la rentabilidad de los hoteles porque hemos tenido que vender a precios muy bajos".

La única nota positiva de este 2010 ha sido la celebración del Gran Premio de Aragón de MotoGP en Motorland (Alcañiz) que atrajo a numerosos turistas y a los propios equipos participantes, mejorando los resultados en el Bajo Aragón.

Fernando Cánovas ha recordado que esta prueba de motociclismo "es un revulsivo también para el turismo, ha cambiado el perfil turístico de la zona del Bajo Aragón, nos ha puesto en el mapa y es importantísimo".

Por todo ello, los hosteleros "tenemos la esperanza puesta en que el año que viene, sobre todo a partir de Semana Santa, cambie la tendencia", ha indicado Cánovas, para explicar que su deseo para 2011 es que "aumente la ocupación, que la gente siga viniendo a Teruel porque tenemos muchos recursos".

Respecto a este fin de año, el presidente de los hosteleros ha indicado que en zonas de Teruel como la capital, Albarracín o Gúdar- Javalambre la ocupación hotelera rozará este viernes, 31 de diciembre, el 90 ó el 95 por ciento, una cifra que "baja un poquito, un diez por ciento, para la noche del sábado".

En el "último tirón del turismo" se nota "bastante" la crisis, sobre todo a la hora de salir de casa para cenar en Nochevieja o para celebrar un cotillón, ha concluido Cánovas.

Consulta aquí más noticias de Teruel.