La presión vecinal permitirá que Zorrozaurre siga siendo península
. M. Roson
El futuro Zorrozaurre será una península, como lo es en la actualidad, y no una isla, tal y como figuraba en el Plan Maestro, propuesto por la arquitecta Zaha Hadid. Así lo respaldan la mayoría de los vecinos y comerciantes  de la zona y de Deusto a través de las 1.600 alegaciones  al plan urbanístico enviadas al Ayuntamiento bilbaíno.

La principal ventaja será la de ganar los 24.000 m2 de terreno que ocupa la lengua de tierra que une la península con Deusto. Además, se evitará el gran desembolso económico que hubiera supuesto el movimiento de tierras. Y Zorrozaurre, en tercer lugar, «seguirá ligado al barrio», explicó ayer la edil de Urbanismo, Julia Madrazo.

La conversión de la península en isla buscaba una solución a las posibles inundaciones de Zorrozaurre. Pero para eso también se ha buscado una solución. Una canalización subterránea entre el Canal de Deusto y la Ría, a la altura del puente Euskalduna, permitirá recoger las posibles crecidas y desaguar el caudal de la Ría.

Otra de las consecuencias de esta medida será la reducción de los puentes planteados al inicio. De los diez iniciales, se pasará a unos «cinco o seis», con lo que también se «simplificarán las conexiones tanto peatonales como rodadas», afirmó Pablo Otaola, director de la Comisión Gestora de Zorrozaurre. Además de ello, los puentes que se construyan permitirán el paso de embarcaciones a través de la Ría.

El Ayuntamiento ha escuchado todas las sugerencias vecinales, pero ha sido el pequeño comercio el que más ha abogado por mantener la estructura de península.

La mitad de las viviendas de la zona serán de VPO

Es otra de las grandes reivindicaciones vecinales para el nuevo Zorrozaurre: al menos el 50% de las alrededor de 5.300 viviendas que se construyan en la zona deberán ser de protección pública. El Ayuntamiento de Bilbao apostará por este porcentaje de vivienda protegida, del que en una mitad se hará cargo el Gobierno vasco y en la otra el propio Consistorio.

Pese a las viviendas nuevas, se conservarán las casas actuales. Para mejorar el entorno, además, el espacio entre las casas existentes y la Ría será peatonal en su mayoría.

El tranvía hasta Zorroza

La ordenación urbanística de la zona, que se aprobará el próximo verano, dejará lugar también a la industria. La cuarta parte del terreno de la zona se destinará a actividades comerciales. La nueva península también tendrá espacio para los peatones y nuevas conexiones.

Una de las novedades reside en el tranvía que conectará la zona con la ciudad. Este transporte cruzará Zorrozaurre, de modo que llegue hasta Zorroza a través de uno de los puentes.

Además de zonas verdes, habrá itinerarios peatonales hasta el Metro en Sarriko y San Ignacio, así como un paseo ciclista con continuidad hacia el puente Euskalduna.

Y el puente Calatrava se une a las torres Isozaki

Ya es perfectamente visible el armazón de la futura pasarela que unirá el puente de Calatrava con la base de las torres de Isozaki. El color blanco de estos dos pasos transmite una imagen de continuidad. La nueva estructura permitirá pasar directamente desde el Campo de Volantín hasta la Alameda de Mazarredo, a través de la futura plaza que se está construyendo en el espacio que queda entre los dos gigantescos rascacielos del arquitecto japonés.

Arreglarán el frontón de San Adrián durante el próximo mes

Desde hoy y en el plazo de un mes, el Ayuntamiento reparará y acondicionará el frontón de San Adrián. La limpieza y el posterior pintado de la infraestructura exigirán el cierre de la parte superior y la lateral.

Además, el Consistorio recibirá ayudas de la Diputación para acondicionar los polideportivos. G. A.