Después de estrangularla, el supuesto homicida se entregó en una Comisaría donde contó a los agentes lo ocurrido, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Los hechos se produjeron sobre las cuatro de la madrugada, en una vivienda ubicada en el número 2 de la calle de General Martín Cerezo, en el distrito de Carabanchel, donde el agresor, de 36 años, mató a su novia, de 39, mediante asfixia.

Tras estrangularla, el hombre, de nacionalidad peruana, al igual que su novia, se dirigió a la Comisaría de Retiro, para explicar lo sucedido.

En este caso, y al contrario de lo sucedido con la otra muerte violenta producida anoche en la Comunidad, no existían denuncias anteriores de malos tratos por parte de la fallecida.