COAG muestra su "descontento" por la ratificación del acuerdo de asociación UE-Marruecos y anuncia acciones

La organización agraria COAG en Almería ha mostrado su "descontento" ante la ratificación del acuerdo de liberalización comercial que este lunes se ha llevado a cabo entre Bruselas y Rabat, por lo que ha anunciado que va a intensificar las acciones de lobby en el entorno del Parlamento Europeo para que el acuerdo no entre en vigor.
Invernaderos
Invernaderos
FRAN LEONARDO

En una nota, el secretario provincial de COAG Almería, Andrés Góngora, ha informado de que esta firma "no supone la entrada en vigor del acuerdo, ya que aún falta la ratificación del Parlamento Europeo", de forma que "desde nuestra organización agraria vamos a intensificar nuestras acciones de lobby en el entorno del Parlamento para intentar que éste rechace el acuerdo".

Para el sindicato agrario, es "incomprensible" que el consejo no haya tenido en cuenta la investigación puesta en marcha por los servicios jurídicos del Parlamento Europeo que determinará la legalidad o no de éste. "Hubiera sido deseable que el consejo hubiera paralizado la ratificación hasta que no se dictamine, por parte de los servicios jurídicos, la legalidad de un acuerdo que incluye territorios del Sahara que no son reconocidos por Naciones Unidas y donde Marruecos vulnera los derechos de esos territorio", ha afirmado el secretario provincial.

El secretario provincial de COAG Almería ha mostrado especial preocupación por lo que supondrá para los productores españoles la entrada en vigor del citado acuerdo. Aunque, según la organización, en la mayoría de foros se habla de la repercusión en el tomate, Góngora ha recordado que son otras muchas frutas, hortalizas y cítricos los que quedarán "totalmente liberalizados de contingente y precio mínimo". Entre estos casos se encuentran productos como pimiento, sandía, melón, judía, aceite de oliva o cítricos como el limón.

Góngora ha lamentado que en estos casos "no hay nada que proteger o que vigilar porque quedan totalmente libres, por este motivo, es imprescindible que la Comisión valore de una vez por todas la repercusión y el efecto que tiene este tipo de acuerdos de libre comercio en un sector como el de las frutas y hortalizas españolas".

COAG advierte de que, debido a las "cuantiosas pérdidas" que tendrán los agricultores españoles tras la entrada en vigor del acuerdo, va a reclamar, al igual que ha sucedido en otros sectores, "mecanismos de compensación directa a los productores" aunque consideran que esta no es la solución, ya que "lo importante sería que nos protegieran el mercado más que nos dieran una línea de ayuda en sí".

Rechazo del sector agrario

En cuanto a las acciones previstas para pedir que no se ratifique el acuerdo, el secretario provincial de COAG ha sostenido que el próximo 12 de enero será el sector europeo quien muestre su negativa al acuerdo en Bruselas, ya que, según ha adelantado, "el día 12 tenemos una conferencia prevista en la sede del Parlamento a todos los parlamentarios europeos de la Comisión de Agricultura en el que no solamente vamos a estar como organización agraria sino que el conjunto de organizaciones agrarias tanto españolas como francesas e italianas vamos a poner de manifiesto nuestro rechazo y nuestra oposición ha dicho acuerdo".

Según Góngora, "es un día importante puesto que no lo hacemos como organización agraria sino que es el conjunto del sector agrario europeo de frutas y hortalizas quien lo rechaza". Así, ha precisado que va a intentar con esta exposición buscar los votos suficientes para el rechazo de dicho acuerdo.

En cuanto a posibilidad de que el acuerdo entre en vigor antes de su ratificación, el secretario provincial ha reiterado que esa información "es cierta porque nos lo han dicho propios parlamentarios europeos". En este sentido, Góngora ha vuelto a alertar de que "Marruecos está ejerciendo una presión en sentido contrario a la que estamos ejerciendo nosotros".

Según ha indicado el secretario provincial, la entrada en vigor podría estar motivada en la aplicación de una cláusula que hay dentro del propio Tratado de Lisboa en el que existe la posibilidad, por una necesidad extrema, de que este acuerdo entre en vigor antes de su ratificación.

"Nosotros hemos dado la voz de alerta y la comisión ha respondido diciendo que no hay ningún tipo de presión por parte de Marruecos. Vamos a estar vigilantes porque sabemos que sí, no nos lo estamos inventando. Marruecos quiere que entre en vigor porque de alguna manera desacreditaría el trabajo de los parlamentarios europeos. No tiene mucho sentido una votación en el Parlamento si el acuerdo ya está en vigor y funcionando", ha sentenciado Góngora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento