Un 8% de la población activa española trabaja 12 horas al día, según la OIT

  • Quienes padecen adicción al trabajo se vuelcan en su profesión para escapar de sus problemas personales.
  • Es una patología que está bien vista socialmente.
  • Las nuevas tecnologías propician esta adicción.
Un ejecutivo trabaja fuera de la oficina.
Un ejecutivo trabaja fuera de la oficina.
ARCHIVO

El trabajo en exceso puede convertirse en una adicción muy peligrosa. Una patología que, según el psiquiatra José María Vázquez Roel, en la mayoría de los casos conlleva hábitos de vida poco saludables (sedentarismo, tabaquismo, alcohol y consumo de drogas), afecta a la salud (ansiedad, irritabilidad, estrés…) y perjudica gravemente las relaciones familiares.

No hay datos oficiales sobre el número adictos, pero un informe de la Organización Internacional del Trabajo alerta de que el 8% de la población activa española (1.850.000 personas) dedica más de 12 horas al día a su profesión para huir de sus problemas personales. Esto no quiere decir que todos desarrollen la enfermedad, pero sí que corren el riesgo de sufrirla. La adicción al trabajo es una patología difícil de curar, ya que cuenta con el visto bueno de la sociedad, que valora tanta dedicación. Pero, ¿cuáles son sus síntomas? Los adictos pasan más horas de lo normal en el trabajo, no delegan, no desconectan ni en casa ni cuando están de vacaciones y se sienten culpables cuando tienen un día libre.

"Quiero que viváis bien"

Vázquez Roel cuenta que las personas que la sufren ocultan su adicción para poder seguir con ella sin tener que dar explicaciones. Además, consideran que todo el esfuerzo lo hacen por los demás:"Trabajo tanto porque quiero que viváis bien", es una de las excusas que ponen a la familia para explicar sus horas de más en la oficina.

El problema es que llega un momento en el que para poder mantener el nivel de auto-exigencia suelen recurrir a las drogas y se agrava todo. Además, con el tiempo terminan bajando el rendimiento por el cansancio y empiezan los problemas de salud (depresión, estrés...). Esta adicción no sólo se da en empresarios o ejecutivos. Las amas de casa obsesionadas con la limpieza y los políticos con ambición de poder son otros de los sectores más afectados.

El peligro de las nuevas tecnologías

El impulso de Internet y de las nuevas tecnologías han propiciado que crezca rápidamente el número de adictos al trabajo, según el psiquiatra José María Vázquez Roel. El especialista en este tipo de adicción explica que estos adelantos sumergen a las personas en un micromundo que los va aislando de todo. "Los que desarrollan la adicción convierten estos aparatos casi en una prolongación de su cuerpo", asegura.

De peón de almacén a alto ejecutivo: "Me costó el matrimonio"

Todo empezó cuando tenía 16 años. Josep Munte no quería seguir estudiando y decidió empezar a trabajar cargando camiones. Poco después se dio cuenta del grave error que había cometido y retomó los estudios, pero no dejó el trabajo. Tras terminar un módulo de administrativo de FP, empezó una carrera meteórica, que en poco tiempo lo llevó a convertirse en el auditor de la empresa.

"Intentas suplir con horas de trabajo la falta de titulación. Para mí no había fines de semana ni vacaciones", cuenta Josep. Pero lo peor estaba por llegar. Una multi- nacional francesa lo fichó y su adicción al trabajo dio un paso más. "Comencé a consumir cocaína para estar a tope", cuenta. Una adicción y un estilo de vida (reuniones, fiestas, viajes...) que pronto acabó con su matrimonio. Todo cambió con su nueva pareja: "Me dijo que eligiera y me interné en un centro".

Eso pasó hace dos años. "Ahora soy sólo contable. Cobro poco y no trabajo ni una hora de más", cuenta ilusionado desde su casita de Ibiza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento