Las escaleras y rampas mecánicas del Río de la Pila entrarán en servicio el próximo 20 de diciembre, según ha anunciado este jueves el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda de Santander, César Díaz, quien ha destacado que esta actuación va a mejorar notablemente la accesibilidad en el área, configurándose como un recorrido alternativo para llegar a las zonas altas del barrio.

Al día siguiente de la puesta en servicio de las rampas y escaleras, la asociación El Río Suena, en colaboración con el Ayuntamiento, tiene previsto celebrar una fiesta, con un desfile de moda con luz, música y sonido y un concierto.

Este proyecto de mejora de accesibilidad, en el que se ha invertido algo más de un millón de euros, facilitará y hará más cómodo a los miles de usuarios del funicular el acceso al mismo, y contribuirá a mejorar también la conexión de la calle General Dávila con el centro de la ciudad.

Se trata de las dos primeras rampas que se instalan en la ciudad al aire libre, con 21,7 metros de longitud cada una. Además hay una escalera mecánica de 11 metros. Con las tres infraestructuras se salvará un desnivel total en vertical de 12 metros.

Asimismo, esta actuación conllevará la semipeatonalización del tramo final del Río de la Pila, a partir de la confluencia con la calle San Celedonio, donde también se reforzará el alumbrado.

El gobierno deniega financiación

Díaz ha explicado que la instalación de estas rampas y escaleras mecánicas se enmarca dentro de la política del equipo de Gobierno de mejorar la calidad de vida del entorno del Río de la Pila, donde se han acometido otras actuaciones de mejora de la accesibilidad, como la construcción del funicular y el puente de la calle San Sebastián, así como las escaleras mecánicas del grupo Santa Teresa, que se encuentran en ejecución.

El concejal ha indicado que, con el objetivo de seguir trabajando en esta línea, el Ayuntamiento solicitó al Gobierno de Cantabria, en la reunión de la Comisión Bilateral, que se incluyera en los presupuestos regionales para 2011 una partida de 3,8 millones de euros para mejorar la accesibilidad en la ciudad, con rampas y escaleras mecánicas entre las que estaban previstas las de las calles Enrique Gran y Vistalegre, pero esta petición, como el resto de las planteadas, fue denegada.

Por este motivo, el Grupo Parlamentario Popular ha incluido entre sus enmiendas a los presupuestos regionales una en la que se solicita una partida dirigida a planes de accesibilidad, para iniciar las obras de Enrique Gran y Vistalegre, por importe de 600.000 euros. Esta enmienda ha sido debatida en comisión y votada en contra por los grupos socialista y regionalista del Parlamento de Cantabria, ha recordado el concejal.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.