El pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha ha aprobado una resolución del PSOE, con los votos en contra de los diputados del PP, que rechaza las declaraciones realizadas por responsables de los gobiernos de Murcia y Valencia en las que establecían "condicionantes sobre los usos de la cuenca del Tajo" y, especialmente, sobre la necesidad de mantener el adecuado caudal ecológico del río Tajo, "sin respetar el principio de prioridad de la cuenca cedente".

La resolución del PSOE insta además a estas dos comunidades autónomas a la utilización "inmediata" de los recursos procedentes de la desalinización, y a que los nuevos desarrollos que se planteen en sus territorios "se basen en recursos de sus propias cuencas hidrográficas" o procedentes de la desalinización.

Igualmente, el texto apoya la participación de la Junta en el proceso de revisión del Plan Hidrológico del Tajo, insta a la Confederación Hidrográfica del Tajo a garantizar las necesidades presentes y futuras de Castilla-La Mancha y a garantizar una reserva estratégica en los embalses de cabecera, así como a mantener una "lámina estable de agua suficiente" en los embalses de cabecera.

Finalmente, las Cortes solicitan al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino que aborde la modificación de las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura y, entre otras demandas, que Murcia justifique "cada gota de agua que se demanda del Tajo y el uso al que se destina".

Durante el debate, el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, ha señalado que aunque hace 30 años el cálculo de aportaciones anuales a los embalses de cabecera se cifraba en 1.300 hectómetros cúbicos, "hoy hay una disminución de aportaciones de un 60 por ciento para atender una demanda cada vez mayor".

Sánchez Pingarrón, que ha detallado que en los últimos diez años han entrado "de media" unos 669,5 hectómetros cúbicos en los embalses de cabecera, ha indicado que la situación actual "lleva a un cambio radical y absoluto para dar respuesta a la nueva situación", ya que el cálculo de aportaciones no es válido y la demanda a atender es "cada vez mayor".

Mucho de qué avergonzarse

Por su parte, la diputada del PP María Luisa Soriano ha aseverado que "en materia de agua el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene mucho de qué callarse y mucho de qué avergonzarse" pues el Plan Especial del Alto Guadiana "ha sido un auténtico fracaso" y hay promesas que tras 30 años de gobierno socialista "apenas se han cumplido".

Treinta años de gobierno socialista "que han constituido una auténtica y pesada losa para el desarrollo de la región", ha dicho Soriano, que ha destacado que la Comunidad Autónoma genera "9.000 hectómetros cúbicos de agua al año" de los que "apenas consumimos en torno a 2.000" al año.

"Tenemos agua suficiente, pero el PSOE no ha generado las infraestructuras necesarias para el desarrollo de la región, lo único que ha hecho es asegurarse un buen retiro" para cuando pasen las elecciones del próximo mes de mayo.

La diputada del PP ha señalado, finalmente, que la revisión de los planes "no solo perjudica a Castilla-La Mancha sino que puede hacer que perdamos las ayudas europeas", y ha precisado que "urge" un Plan Hidrológico Nacional que "volverá a poner el PP" si gana las elecciones.

Ataques descarados

Desde el PSOE, Molina se ha preguntado qué ha hecho el PP y su presidenta regional y secretaria general, María Dolores de Cospedal, en este asunto y "qué opinan de que se nos ataque de manera tan descarada por parte de los gobiernos de Murcia y Valencia" porque "no han dicho ni una palabra"..

"Arreglados estamos si nos tienen que defender ustedes", ha declarado Molina, que ha indicado que el PP "se está soliviantando" en este tema porque llegan las elecciones, siendo "lamentable y muy doloroso el papelón que están haciendo en esta región", y anunciando que en el PSOE van a apoyar las alegaciones que presente el Gobierno regional en este asuntos "porque lo importante empieza a partir de ahora".

María Luisa Soriano ha insistido, en un segundo turno de intervención, en que el PSOE derogó el Plan Hidrológico Nacional y retiró el Estatuto "rechazando la propuesta del PP, que era la propuesta sensata". Según ha manifestado, los 'populares' quieren que se apruebe con urgencia un plan hidrológico del Tajo "pero la política de agua tiene que ser de Estado y mientras lo ignoren, esto no tendrá arreglo".

Antes de aprobarse la resolución del PSOE, el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, ha finalizado el turno de intervenciones del debate cuestionando si el programa económico del PP cuando habla de "interconexión de cuencas" se refiere a nuevos trasvases, y preguntándose "qué interconexiones de cuencas oculta el programa del PP".

Pacto hidrológico nacional

Precisamente, la propuesta de resolución al debate presentada por los 'populares' —rechazada por el PSOE— expresa la necesidad de que la planificación hidrológica concrete una dotación suficiente de agua para garantizar cumplimiento de los objetivos medioambientales establecidos en la ordenación estatal y europea, según el principio de prioridad de las cuencas cedentes.

También abogaba por "un gran Pacto Hidrológico Nacional", y constaba y lamentaba que las medidas propuestas tras la derogación del PHN del 2000 para Castilla-La Mancha hayan sido "un rotundo fracaso, porque Castilla-La Mancha sigue sin tener resuelto el problema del agua y España no tiene planificación hidrológica clara".

De la misma forma, quería que el Gobierno regional "reprochase" al Gobierno central sus "reiterados incumplimientos" en la cuenca del Tajo, que le requiriese que los recortes presupuestarios no afecten a los proyectos que están incluidos en al zona del Tajo, y le exigiese la agilización de la aprobación de un nuevo Plan Hidrológico del Tajo que mantenga los caudales ecológicos, y agua en cantidad y calidad para Talavera de la Reina y sus alrededores.

Consulta aquí más noticias de Toledo.